Instituciones y normativa

Distribuir contenido
Tu publicación sobre seguridad vial
Actualizado: hace 28 mins 12 segs

Cómo será la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona

Mié, 09/10/2019 - 11:15

Mucho se ha hablado en los últimos años de Madrid Central, y poco sobre el proyecto que ha llevado a cabo la otra ciudad española señalada por las autoridades europeas: Barcelona. La Zona de Bajas Emisiones de la Ciudad Condal está a punto de arrancar, y muchos dudan de si va a contar con las mismas dificultades que Madrid Central. Las diferencias entre un proyecto y otro son palpables, y la experiencia vivida en el caso madrileño no necesariamente servirá para el caso de Barcelona.

Objetivo: 50.000 vehículos menos en 2020

La Zona de Bajas Emisiones de Barcelona restringirá el acceso a los vehículos más contaminantes, en concreto aquellos que no cuenten con distintivo ambiental alguno. Entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2020, aunque los tres primeros meses el sistema estará en periodo de pruebas y no se multará a los infractores. No será hasta el 1 de marzo cuando empiecen a producirse las sanciones.

La ZBE abarca en general todo el territorio metropolitano delimitado por las Rondas Litoral y de Dalt, que incluyen la práctica totalidad de las ciudades de Barcelona y L’Hospitalet, así como parte de otros municipios limítrofes como Esplugues, Cornellà y Sant Adrià de Besòs. El tráfico en las rondas sí estará permitido, para evitar la congestión de calles secundarias. También quedan excluidas zonas especiales como el polígono industrial de Sant Adrià o la Zona Franca, y barrios de la zona alta de Barcelona como Vallvidrera, Tibidabo y Les Planes.

Con la ZBE quedarán afectados a las restricciones en torno a 50.000 vehículos, con lo que los ayuntamientos implicados pretenden reducir las emisiones contaminantes en un 15%. El consistorio de Barcelona ya ha señalado que esta medida tiene que ser complementada con otras como el fomento del transporte público (especialmente el tranvía sobre otros como el bus urbano) o la creación de nuevas supermanzanas. Esta figura urbana, que consiste en peatonalizar gran parte de las calles de una misma manzana, ya se ha probado con éxito en el distrito de Sant Martí.

Diferencias entre Zona de Bajas Emisiones de Barcelona y Madrid Central

El objetivo de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona y Madrid Central es el mismo: reducir la contaminación en el centro de la ciudad. Sin embargo, hay diferencias que hacen el proyecto de la Ciudad Condal más ambicioso que el de la capital de España, pero también más realista y flexible.

Extensión del área restringida: La ZBE ocupará un área 20 veces más amplia que la de Madrid Central. Supone 95 kilómetros cuadrados del área metropolitana de Barcelona por 4,7 kilómetros cuadrados del centro de Madrid.

Restricciones: Ambos proyectos basan su sistema de restricciones en los distintivos ambientales de la DGT, y prohíben el acceso a los vehículos que por antigüedad no reciben ninguno. Pero Madrid Central además solo permite la circulación de vehículos con distintivo B y C para acudir directamente a un aparcamiento.

Días y horarios: Mientras que las restricciones en Madrid Central funcionan las 24 horas y los siete días de la semana (excepto para motocicletas que podrán circular de 7 a 22 h.), las de la ZBE de Barcelona sólo se aplicarán de 7 a 20 h. los días laborales. Los fines de semana y festivos serán totalmente libres.

Obligatoriedad de llevar distintivo: Aunque tanto en Madrid como en Barcelona se usarán cámaras con reconocimiento de matrícula para controlar los vehículos, en Madrid será obligatorio llevar también el distintivo ambiental en algún lugar visible. En la Ciudad Condal en cambio aún no será obligatorio aunque sí muy recomendable.

Organismos implicados: Mientras que Madrid Central es un proyecto en exclusiva del Ayuntamiento de Madrid (con la colaboración de la Comunidad), en la ZBE participan los consistorios de Barcelona, L’Hospitalet y del resto de municipios afectados, además de la Generalitat de Catalunya.

Cuantía de las multas: La sanción por acceder a Madrid Central de forma indebida es de 90 euros, pudiéndose quedar en 45 por pronto pago. Las de la ZBE en cambio pueden variar entre los 200 y 500 euros para turismos, y hasta 1.000 para vehículos de mayor capacidad. Además, pueden incrementarse en un 30% si existe reincidencia.

Las capitales europeas se han adelantado al cambio

Tanto la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona como Madrid Central son pioneras en muchos aspectos, pero en absoluto son los primeros proyectos de estas características. Según MAPFRE, sólo en Europa hay 280 ciudades con zonas de bajas emisiones o proyectos similares. Aunque las más significativas, eso sí, son las de las grandes capitales europeas, que a la par son las que más problemas de contaminación y movilidad han tenido.

Londres por ejemplo fue de las primeras en ponerlo en marcha, en 2008. Cuenta con una gran Zona de Bajas Emisiones (LEZ) de 1.572 kilómetros cuadrados y una Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ), más pequeña pero que prevé ampliarse hasta los 360 kilómetros cuadrados. Las restricciones, de forma similar al caso de Barcelona, también se aplican en horario de 7 a 18 h. de lunes a viernes. Eso sí, son zonas con una densidad de vehículos mucho menor: 2.000 por kilómetro cuadrado por los 3.000 de Madrid o los 6.000 de Barcelona.

Otra capital que se adelantó a las ciudades españolas fue París, que implantó en 2017 su Zona de Bajas Emisiones ZFE. En ella se prohibió el acceso a los vehículos más contaminantes (distintivo nº 5) de 8 a 20 h. también de lunes a viernes; aunque este verano se han extendido estas restricciones a los vehículos de distintivo nº 4. La idea en la capital francesa es que las restricciones vayan ampliándose al resto de los vehículos contaminantes, y que en 2030 sólo puedan acceder los más limpios, con distintivo verde.

Por su parte, Roma cuenta también con una zona de bajas emisiones denominada “Zona Traffico Limitato”, que como ocurre en Madrid, abarca únicamente el centro de la capital italiana. Sus restricciones sin embargo son un poco diferentes, pues se aplican de lunes a viernes de 6 a 18 horas, y la noche de los viernes y sábados de 23 a 3 horas, siendo la circulación libre el resto del tiempo.

Imágenes |  Ajuntament Barcelona | Unsplash: Kaspars Upmanis, Noralí Emilio.

En Circula Seguro | ¿Se puede circular en bicicleta por la acera en Barcelona?

La entrada Cómo será la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona se publicó primero en Circula Seguro.

Estos son los proyectos finalistas en Seguridad Vial de la II edición de los Premios Fundación MAPFRE

Lun, 30/09/2019 - 11:56

Innovar es transformar el mundo y Fundación MAPFRE hace ya tiempo que se ha propuesto hacerlo para mejor. Tras la buena acogida de la pasada edición de los Premios a la Innovación Social, este año regresa la segunda parte con el objetivo de seguir impulsando el talento más comprometido con las necesidades de la sociedad. De esta forma se da continuidad a las innumerables iniciativas que se propusieron el año pasado, entre las que la seguridad vial vuelve a tener un lugar destacado.

9 y 10 de octubre: Días D a la hora H

Tras intensos meses de preselección, nueve proyectos desde América Latina, Brasil y Europa han sido los elegidos para competir por los galardones que se entregarán los próximos días 9 y 10 de octubre, en los que tendrá lugar la gran final. En este evento, los nueve finalistas deberán proyectar todas sus capacidades para conseguir convencer al jurado durante su exposición de que su iniciativa es la más adecuada para transformar la vida de las personas.

Estas últimas fases han sido de enorme trabajo, en la que los diferentes proyectos han recibido sesiones de coaching, mentoring y cobertura mediática, para enfrentarse al jurado compuesto de once miembros que se encargará de seleccionar los tres más innovadores en sus diferentes áreas: mejora de la salud y tecnología digital (e-Health); innovación aseguradora (Insurtech); y movilidad sostenible y seguridad vial. Durante su exposición de 10 minutos, cada participante dentro de su categoría deberá demostrar un talante ganador y el merecimiento que les acredite como el proyecto esencial en su ánimo por generar un impacto social.

La Gran Final dará muestra de su probada experiencia en el ámbito de la empresa, la puesta en marcha de proyectos, las iniciativas colaborativas y las tecnologías de redes sociales que integran todos y cada uno de los profesionales y equipos seleccionados. La iniciativa ciudadana se une a la tecnología para dar solución a problemas reales.

Más de 200 propuestas emprendedoras de 26 países diferentes

Desde el mes de marzo los organizadores han ido recibiendo hasta 233 propuestas de investigadores, emprendedores, científicos y estudiantes de universidades y escuelas de negocios de diversos países europeos y latinoamericanos entre los que se eligieron los 26 más atractivos que pasaron a las semifinales, celebradas durante el mes de julio.

¿Ya lo sabes todo acerca de los 9 proyectos finalistas de los Premios a la Innovación Social Fundación MAPFRE?
En solo unos días conoceremos a los ganadores

¿Para qué sirve el impuesto de circulación?

Vie, 27/09/2019 - 15:36

El impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) o impuesto de circulación, que es como se le suele llamar, es un tributo de carácter municipal obligatorio para aquellos propietarios de vehículos aptos para circular por las vías públicas. Existen dos formas para saber a quién le corresponde pagar el impuesto de circulación. La primera es comprobando quien figura como titular en el permiso de circulación del vehículo. La segunda, si no disponemos de la documentación del vehículo, sería solicitando un informe del vehículo a través de la sede electrónica de la DGT.

Se trata de un pago que afecta al bolsillo del titular del vehículo y que va sumando a otras tasas como son: el impuesto de matriculación y las tasas por aparcamiento en el casco urbano de algunas ciudades. Por tanto, ¿qué es lo que grava el impuesto de circulación?, ¿no entraría en conflicto con el impuesto del Servicio de Estacionamiento Regulado? Teóricamente son dos impuestos que gravan lo mismo.

¿Qué diferencia hay entre matriculación y circulación?

Existen dos impuestos relacionados con el vehículo: primero, el impuesto de matriculación y, después, el impuesto de circulación. Dos impuestos que aplicados en ese orden tienen en común la puesta en marcha del vehículo. Sin embargo, se diferencian en que la primera matriculación suele ser gestionada a través del concesionario y la circulación dependerá del Ayuntamiento en el que esté empadronado el titular del vehículo.

El impuesto de matriculación está relacionado con las emisiones de CO2 del vehículo y el impuesto de circulación tiene en cuenta las características del vehículo, tales como: potencia fiscal, cilindrada, número de plazas y la carga útil en el caso de camiones. En resumidas cuentas, no se puede circular sin matricular y de ahí que sea el propio concesionario el que tramite la matriculación del vehículo con Hacienda y la DGT.

El vehículo desde que sale del concesionario ya matriculado está sujeto al impuesto de circulación y se abona entre el 1 de enero y el 31 de julio de cada año, siempre y cuando figure de alta en el Registro de Vehículos de la DGT. El importe de la cuota del impuesto será irreducible, cualquIera que sea la fecha en que se inicie la obligación de contribuir. Por excepción, en el año en que se efectúe la primera adquisición, la cuota será prorrogable por trimestres naturales completos, cualquiera que sea el número de días dentro de cada trimestre, devengándose la del trimestre que comprenda la fecha en que tenga lugar y los siguientes hasta finalizar el año.

¿Cuánto nos cuesta circular?

El impuesto de circulación tiene sus exenciones como es el caso de los vehículos oficiales de la Administración pública y, dependiendo de cada Ayuntamiento, algunos descuentos como, por ejemplo, en vehículos eléctricos o híbridos y en vehículos históricos o aquellos que rebasen cierta antigüedad. Si no estamos dentro de estos supuestos nos toca pagar y estar al día si queremos vender o dar de baja definitiva el vehículo. Tampoco descuenta no hacer uso del vehículo ya que se paga lo mismo por tener el coche encerrado en un garaje privado que circulando a diario por vía urbana e interurbana.

La Ordenanza Reguladora de Aparcamiento u Ordenanza para la Regulación de Aparcamientos (ORA) es una ordenanza municipal aplicada en varias ciudades. La regulación contempla ciertas zonas de aparcamiento en las que el usuario debe adquirir un billete con el importe en relación al tiempo que dure el estacionamiento del vehículo. De todas formas no en todas las ciudades se paga por aparcar ni tampoco existe una cantidad fija del impuesto de circulación ya que suele variar en relación a las normas que dicte cada Ayuntamiento.

Demasiados peajes a la hora de mover el vehículo y que se hace aún más complicado cuando sube el combustible. Las políticas sobre movilidad deberían contemplar la posibilidad de potenciar otros medios de transporte más económicos y sostenibles. Tampoco es justo pagar por el hecho de ser titular de un vehículo que puede que no se utilice o se haga en una ciudad distinta a la que se reside.

Foto | Chris Phan
En Circula Seguro | ¿Qué impuestos paga mi vehículo?, ¿Me pueden sancionar por no tener el coche a mi nombre?

La entrada ¿Para qué sirve el impuesto de circulación? se publicó primero en Circula Seguro.

¡Alerta máxima! ¿Sabes cuándo está prohibido adelantar?

Mar, 24/09/2019 - 18:20

El adelantamiento es una de las maniobras más delicadas, sobre todo en determinadas situaciones. No en vano, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial le dedica una sección propia con seis artículos. Por eso, como conductores no podemos ignorar que tenemos la obligación de saber cuándo lo podemos hacer y, en concreto, cuándo está prohibido adelantar.

La falta de experiencia, la temeridad, la impaciencia o el propio desconocimiento de la normativa son algunos de los pecados capitales relacionados con los adelantamientos. Son ingredientes que contribuyen a que los adelantamientos sean una de las maniobras que detonan mayor siniestralidad.

Adelantar nos puede poner en peligro a nosotros, pero también a otros usuarios de la vía. La estadística anual nos cuenta que, en España, son hasta 2.500 los adelantamientos que terminan en accidente con víctimas.

¿Cómo saber cuándo puedo adelantar?

Como decimos, la regulación del adelantamiento viene recogida desde los artículos 33 a 38 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial y del artículo 82 al 89 del Reglamento General de Circulación.

Los accidentes provocados como resultado de un adelantamiento tienen que ver, para empezar, con su propia naturaleza. Y es que, dependiendo del tipo de vía, la maniobra puede resulta más o menos sencilla para el conductor. No es lo mismo adelantar en vía urbana que interurbana, como tampoco lo es hacerlo en una autovía o autopista que adelantar en una carretera de doble sentido.

Por supuesto, la ejecución en un adelantamiento es vital. Sin embargo, adelantar con seguridad implica cumplir una serie de instrucciones y requisitos previos:

    • Mantener la separación y distancia adecuadas con el resto de vehículos.
    • Comprobar que se trata de un tramo idóneo y no prohibido por la señalización.
    • Confirmar que hay visibilidad suficiente.
    • Saber que si se inicia desde muy cerca al vehículo que nos precede el campo de visión disminuye y si se inicia desde lejos su duración aumenta.
    • Comprobar la situación en la vía, utilizando los espejos retrovisores y mirando de forma general hacia adelanta.
    • Elegir la relación de marcha más adecuada.
    • Cerciorarse de la diferencia de velocidad del vehículo al que se quiere adelantar y conocer la potencia y aceleración del nuestro.
    • Disminuir la velocidad si se detecta algo que puede imposibilitar la maniobra o ponernos en riesgo.
    • Desistir en caso de comprobar que para adelantar vamos a sobrepasar el límite máximo de velocidad de la vía, con una excepción que se da en vía interurbanas convencionales.

Esta última se refiere a que «las velocidades máximas fijadas para las carreteras convencionales, excepto travesías, podrán ser rebasadas en 20 km/h por turismos y motocicletas cuando adelanten a otros vehículos que circulen a velocidad inferior a aquéllas».

¿Cuándo está prohibido adelantar?

El artículo 37 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial determina las situaciones en las que, desde luego, está prohibido adelantar:

a) En las curvas y cambios de rasante de visibilidad reducida y, en general, en todo lugar o circunstancia en que la visibilidad disponible no sea suficiente para poder efectuar la maniobra o desistir de ella una vez iniciada, a no ser que los dos sentidos de circulación estén claramente delimitados y la maniobra pueda efectuarse sin invadir la zona reservada al sentido contrario.

b) En los pasos para peatones señalizados como tales y en los pasos a nivel y en sus proximidades.

c) En las intersecciones y en sus proximidades, salvo cuando:

1.º Se trate de una glorieta.

2.º El adelantamiento deba efectuarse por la derecha, según lo previsto en el artículo 33.2.

3.º La calzada en que se realice tenga preferencia en la intersección y haya señal expresa que lo indique.

4.º El adelantamiento se realice a vehículos de dos ruedas.

Hemos de evitar todo adelantamiento que cumpla con estas circunstancias básicas. Sin embargo, las situaciones en las que podemos generar un peligro innecesario al adelantar se extienden más allá. Por eso, tenemos que tener muy en cuenta que existen seis lugares concretos en los que está prohibido adelantar: curvas y cambios de rasante, túneles y pasos inferiores, intersecciones y sus proximidades, pasos a nivel, pasos de peatones e intersecciones con vías ciclistas.

Adelantar vehículos con dos ruedas y, sobre todo a ciclistas, requiere una precaución aún mayor. Hay que respetar el 1,5 metros de distancia de seguridad lateral. De hecho, las autoridades están vigilando esta maniobra muy de cerca.

¿Y qué pasa con los adelantamientos múltiples?

Una cuestión que genera mucha incertidumbre entre los conductores es la de los adelantamientos múltiples. ¿Están permitidos? Lo cierto es que existe un único punto en el que la norma hace referencia a ellos, en el artículo 84.1 del Reglamento General de Circulación:

Ningún conductor deberá de adelantar a varios vehículos si no tiene la total seguridad de que, al presentarse otro en sentido contrario, puede desviarse hacia el lado derecho sin causar perjuicios o poner en situación de peligro a alguno de los vehículos adelantados.

Por tanto, lejos de lo que se podría pensar, los adelantamiento múltiples no son ilegales. Ahora bien, tal y como indica el Reglamento, se han de realizar con unas garantías mínimas. Esto va en la línea de lo que se puede comprobar con los adelantamientos. Las normas regulan unas condiciones mínimas, pero el gran peso de su realización recae sobre la responsabilidad de los conductores.

En ese sentido, la experiencia de los buenos conductores demuestra que cumplir la normativa es el punto de partida de una conducción responsable. Por eso, un adelantamiento no requiere tan solo que lo permita la ley, sino que además de que nos encontremos en disposición de realizarlo sin ningún tipo de riesgo.

En Circula Seguro | No usar el intermitente en los adelantamientos, y otras 5 cosas que no hacemos bien los conductores españoles

Imágenes | iStock/Andrei Metelev, iStock/Celli07 e iStock/FroggyFrogg

La entrada ¡Alerta máxima! ¿Sabes cuándo está prohibido adelantar? se publicó primero en Circula Seguro.

¡Alerta máxima! ¿Sabes cuándo está prohibido adelantar?

Mar, 24/09/2019 - 18:20

El adelantamiento es una de las maniobras más delicadas, sobre todo en determinadas situaciones. No en vano, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial le dedica una sección propia con seis artículos. Por eso, como conductores no podemos ignorar que tenemos la obligación de saber cuándo lo podemos hacer y, en concreto, cuándo está prohibido adelantar.

La falta de experiencia, la temeridad, la impaciencia o el propio desconocimiento de la normativa son algunos de los pecados capitales relacionados con los adelantamientos. Son ingredientes que contribuyen a que los adelantamientos sean una de las maniobras que detonan mayor siniestralidad.

Adelantar nos puede poner en peligro a nosotros, pero también a otros usuarios de la vía. La estadística anual nos cuenta que, en España, son hasta 2.500 los adelantamientos que terminan en accidente con víctimas.

¿Cómo saber cuándo puedo adelantar?

Como decimos, la regulación del adelantamiento viene recogida desde los artículos 33 a 38 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial y del artículo 82 al 89 del Reglamento General de Circulación.

Los accidentes provocados como resultado de un adelantamiento tienen que ver, para empezar, con su propia naturaleza. Y es que, dependiendo del tipo de vía, la maniobra puede resulta más o menos sencilla para el conductor. No es lo mismo adelantar en vía urbana que interurbana, como tampoco lo es hacerlo en una autovía o autopista que adelantar en una carretera de doble sentido.

Por supuesto, la ejecución en un adelantamiento es vital. Sin embargo, adelantar con seguridad implica cumplir una serie de instrucciones y requisitos previos:

    • Mantener la separación y distancia adecuadas con el resto de vehículos.
    • Comprobar que se trata de un tramo idóneo y no prohibido por la señalización.
    • Confirmar que hay visibilidad suficiente.
    • Saber que si se inicia desde muy cerca al vehículo que nos precede el campo de visión disminuye y si se inicia desde lejos su duración aumenta.
    • Comprobar la situación en la vía, utilizando los espejos retrovisores y mirando de forma general hacia adelanta.
    • Elegir la relación de marcha más adecuada.
    • Cerciorarse de la diferencia de velocidad del vehículo al que se quiere adelantar y conocer la potencia y aceleración del nuestro.
    • Disminuir la velocidad si se detecta algo que puede imposibilitar la maniobra o ponernos en riesgo.
    • Desistir en caso de comprobar que para adelantar vamos a sobrepasar el límite máximo de velocidad de la vía, con una excepción que se da en vía interurbanas convencionales.

Esta última se refiere a que «las velocidades máximas fijadas para las carreteras convencionales, excepto travesías, podrán ser rebasadas en 20 km/h por turismos y motocicletas cuando adelanten a otros vehículos que circulen a velocidad inferior a aquéllas».

¿Cuándo está prohibido adelantar?

El artículo 37 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial determina las situaciones en las que, desde luego, está prohibido adelantar:

a) En las curvas y cambios de rasante de visibilidad reducida y, en general, en todo lugar o circunstancia en que la visibilidad disponible no sea suficiente para poder efectuar la maniobra o desistir de ella una vez iniciada, a no ser que los dos sentidos de circulación estén claramente delimitados y la maniobra pueda efectuarse sin invadir la zona reservada al sentido contrario.

b) En los pasos para peatones señalizados como tales y en los pasos a nivel y en sus proximidades.

c) En las intersecciones y en sus proximidades, salvo cuando:

1.º Se trate de una glorieta.

2.º El adelantamiento deba efectuarse por la derecha, según lo previsto en el artículo 33.2.

3.º La calzada en que se realice tenga preferencia en la intersección y haya señal expresa que lo indique.

4.º El adelantamiento se realice a vehículos de dos ruedas.

Hemos de evitar todo adelantamiento que cumpla con estas circunstancias básicas. Sin embargo, las situaciones en las que podemos generar un peligro innecesario al adelantar se extienden más allá. Por eso, tenemos que tener muy en cuenta que existen seis lugares concretos en los que está prohibido adelantar: curvas y cambios de rasante, túneles y pasos inferiores, intersecciones y sus proximidades, pasos a nivel, pasos de peatones e intersecciones con vías ciclistas.

Adelantar vehículos con dos ruedas y, sobre todo a ciclistas, requiere una precaución aún mayor. Hay que respetar el 1,5 metros de distancia de seguridad lateral. De hecho, las autoridades están vigilando esta maniobra muy de cerca.

¿Y qué pasa con los adelantamientos múltiples?

Una cuestión que genera mucha incertidumbre entre los conductores es la de los adelantamientos múltiples. ¿Están permitidos? Lo cierto es que existe un único punto en el que la norma hace referencia a ellos, en el artículo 84.1 del Reglamento General de Circulación:

Ningún conductor deberá de adelantar a varios vehículos si no tiene la total seguridad de que, al presentarse otro en sentido contrario, puede desviarse hacia el lado derecho sin causar perjuicios o poner en situación de peligro a alguno de los vehículos adelantados.

Por tanto, lejos de lo que se podría pensar, los adelantamiento múltiples no son ilegales. Ahora bien, tal y como indica el Reglamento, se han de realizar con unas garantías mínimas. Esto va en la línea de lo que se puede comprobar con los adelantamientos. Las normas regulan unas condiciones mínimas, pero el gran peso de su realización recae sobre la responsabilidad de los conductores.

En ese sentido, la experiencia de los buenos conductores demuestra que cumplir la normativa es el punto de partida de una conducción responsable. Por eso, un adelantamiento no requiere tan solo que lo permita la ley, sino que además de que nos encontremos en disposición de realizarlo sin ningún tipo de riesgo.

En Circula Seguro | No usar el intermitente en los adelantamientos, y otras 5 cosas que no hacemos bien los conductores españoles

Imágenes | iStock/Andrei Metelev, iStock/Celli07 e iStock/FroggyFrogg

La entrada ¡Alerta máxima! ¿Sabes cuándo está prohibido adelantar? se publicó primero en Circula Seguro.

¿Por qué 1,5 metros de distancia para adelantar al ciclista?

Jue, 19/09/2019 - 17:38

La vulnerabilidad de los ciclistas como colectivo queda patente a la hora de adelantarlos o sobrepasarlos, tanto en carretera como en vía urbana. Realizar de forma correcta esta maniobra es fundamental para poder garantizar la seguridad de los ciclistas. Por eso, una de las normas más importantes es la que establece la distancia lateral mínima en 1,5 metros.

Según un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia, el 21% de los conductores no respetan la distancia obligatoria de 1,5 metros. Esta viene determinada en el artículo 35.4 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

El conductor de un automóvil que pretenda realizar un adelantamiento a un ciclo o ciclomotor, o conjunto de ellos, debe realizarlo ocupando parte o la totalidad del carril contiguo o contrario, en su caso, de la calzada y guardando una anchura de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Queda prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, incluso si esos ciclistas circulan por el arcén.

Concienciación constante sobre los 1,5 metros

Aunque la normativa sobre distancia de seguridad y ciclistas es más extensa y depende también del lugar en donde nos encontremos, los famosos 1,5 metros se han terminado imponiendo como la regla más básica que se ha de respetar para garantizar la seguridad ciclista.

Así lo han venido reivindicando, no solo los colectivos asociados con la bicicleta, sino diferentes agentes dentro de la sociedad en sucesivas campañas durante la última década. De este modo, hemos visto reclamar su cumplimiento a ciclistas como Alejandro Valverde o Alberto Contador, periodistas como Antonio Lobato o incluso a personalidades fuera de la órbita ciclista, como el cómico Dani Rovira.

De hecho, la consigna se ha popularizado hasta el punto de aparecer extendida en adhesivos y pegatinas específicas para vehículos. Estas pueden conseguirse en tiendas dedicadas a la bicicletas e, incluso, se pueden conseguir de forma gratuita.

Trabajando en la percepción de detección del ciclista

A día de hoy, los estudios constatan que sigue siendo preciso trabajar para la asimilación de la norma del 1,5 metros de adelantamiento al ciclista. La Fundación a Fundación MAPFRE, en un último estudio de investigación impulsado en conjunto con la compañía Bosch, apuntaba uno de los grandes motivos por los que no se respeta el metro y medio de seguridad. Este no es otro que el de la falta de percepción de los conductores ante la presencia de bicicletas. Según el informe, casi tres de cada cuatro adelantan a los ciclistas de forma inconsciente y automática.

Para atajar este factor de riesgo específico se ha de insistir, no solo en que los ciclista sean más visibles, sino en potenciar el hábito de la atención permanente, tan preciado en estos tiempos en los que las distracciones al volante crecen. La DGT, consciente de este fenómeno que afecta a los ciclistas, ha puesto en marcha diferentes instrumentos, como el de las señales inteligentes que avisan al resto de los conductores de la presencia de ciclistas.

El sentido vital de los 1,5 metros

La razón de fondo del respeto de los 1,5 metros no es aleatoria. Viene fundamentada por varios años de investigaciones. Indican que es un margen suficiente como para poder prevenir y evitar un posible contacto entre el ciclista y el resto de vehículo. Sin embargo, el sentido de la distancia de seguridad de 1,5 metros va más allá.

Gracias a esta separación el ciclista tiene garantías de no verse afectado por la corriente de aire que genera el vehículo durante el adelantamiento, conocida como efecto de succión. Esta va en función de la velocidad y puede llegar, incluso, a tirar al ciclista. A la hora de adelantar a un ciclista y para respetar la distancia de seguridad:

  1. Resulta recomendable, antes de adelantar, reducir la velocidad y mantener la distancia con el ciclista.
  2. Del mismo modo, es posible sobrepasar una línea continua y ocupar parte o todo del carril contrario para mantener la distancia de 1,5 metros durante la maniobra, siempre que no suponga riesgo para la circulación.
  3. En este último caso, no solo se han de considerar los turismos o vehículos a motor que circulen para no realizar la maniobra, sino además a otros ciclistas. Es decir que, en caso de que otro ciclista circule en sentido contrario, habrá que esperar a que este pase.
Tanto en poblado como en vía interurbana

Estas recomendaciones puede utilizarse en vía interurbana, pero también en vía urbana o poblado. Debido a que la norma se recoge con algunas distinciones tanto en la citada Ley de Tráfico como en el Reglamento General de Circulación (en su artículo 85), pueden surgir ciertas dudas de interpretación. En ese sentido, las autoridades han dejado claro en varias ocasiones que la norma de 1,5 metros se ha de cumplir independientemente de la naturaleza de la vía por la que se transite.

Respetar los 1,5 metros de seguridad supone un paso enorme para reducir la siniestralidad ciclista. Resulta, igualmente, un requisito inevitable para estrechar la necesaria convivencia.

En Circula Seguro | Llega el verano y con él los ciclistas: consejos básicos para circular en bici

Imágenes | iStock/zstockphotos, iStock/Pav_1007 e iStock/Pavel1964

La entrada ¿Por qué 1,5 metros de distancia para adelantar al ciclista? se publicó primero en Circula Seguro.

¿Por qué 1,5 metros de distancia para adelantar al ciclista?

Jue, 19/09/2019 - 17:38

La vulnerabilidad de los ciclistas como colectivo queda patente a la hora de adelantarlos o sobrepasarlos, tanto en carretera como en vía urbana. Realizar de forma correcta esta maniobra es fundamental para poder garantizar la seguridad de los ciclistas. Por eso, una de las normas más importantes es la que establece la distancia lateral mínima en 1,5 metros.

Según un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia, el 21% de los conductores no respetan la distancia obligatoria de 1,5 metros. Esta viene determinada en el artículo 35.4 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

El conductor de un automóvil que pretenda realizar un adelantamiento a un ciclo o ciclomotor, o conjunto de ellos, debe realizarlo ocupando parte o la totalidad del carril contiguo o contrario, en su caso, de la calzada y guardando una anchura de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Queda prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, incluso si esos ciclistas circulan por el arcén.

Concienciación constante sobre los 1,5 metros

Aunque la normativa sobre distancia de seguridad y ciclistas es más extensa y depende también del lugar en donde nos encontremos, los famosos 1,5 metros se han terminado imponiendo como la regla más básica que se ha de respetar para garantizar la seguridad ciclista.

Así lo han venido reivindicando, no solo los colectivos asociados con la bicicleta, sino diferentes agentes dentro de la sociedad en sucesivas campañas durante la última década. De este modo, hemos visto reclamar su cumplimiento a ciclistas como Alejandro Valverde o Alberto Contador, periodistas como Antonio Lobato o incluso a personalidades fuera de la órbita ciclista, como el cómico Dani Rovira.

De hecho, la consigna se ha popularizado hasta el punto de aparecer extendida en adhesivos y pegatinas específicas para vehículos. Estas pueden conseguirse en tiendas dedicadas a la bicicletas e, incluso, se pueden conseguir de forma gratuita.

Trabajando en la percepción de detección del ciclista

A día de hoy, los estudios constatan que sigue siendo preciso trabajar para la asimilación de la norma del 1,5 metros de adelantamiento al ciclista. La Fundación a Fundación MAPFRE, en un último estudio de investigación impulsado en conjunto con la compañía Bosch, apuntaba uno de los grandes motivos por los que no se respeta el metro y medio de seguridad. Este no es otro que el de la falta de percepción de los conductores ante la presencia de bicicletas. Según el informe, casi tres de cada cuatro adelantan a los ciclistas de forma inconsciente y automática.

Para atajar este factor de riesgo específico se ha de insistir, no solo en que los ciclista sean más visibles, sino en potenciar el hábito de la atención permanente, tan preciado en estos tiempos en los que las distracciones al volante crecen. La DGT, consciente de este fenómeno que afecta a los ciclistas, ha puesto en marcha diferentes instrumentos, como el de las señales inteligentes que avisan al resto de los conductores de la presencia de ciclistas.

El sentido vital de los 1,5 metros

La razón de fondo del respeto de los 1,5 metros no es aleatoria. Viene fundamentada por varios años de investigaciones. Indican que es un margen suficiente como para poder prevenir y evitar un posible contacto entre el ciclista y el resto de vehículo. Sin embargo, el sentido de la distancia de seguridad de 1,5 metros va más allá.

Gracias a esta separación el ciclista tiene garantías de no verse afectado por la corriente de aire que genera el vehículo durante el adelantamiento, conocida como efecto de succión. Esta va en función de la velocidad y puede llegar, incluso, a tirar al ciclista. A la hora de adelantar a un ciclista y para respetar la distancia de seguridad:

  1. Resulta recomendable, antes de adelantar, reducir la velocidad y mantener la distancia con el ciclista.
  2. Del mismo modo, es posible sobrepasar una línea continua y ocupar parte o todo del carril contrario para mantener la distancia de 1,5 metros durante la maniobra, siempre que no suponga riesgo para la circulación.
  3. En este último caso, no solo se han de considerar los turismos o vehículos a motor que circulen para no realizar la maniobra, sino además a otros ciclistas. Es decir que, en caso de que otro ciclista circule en sentido contrario, habrá que esperar a que este pase.
Tanto en poblado como en vía interurbana

Estas recomendaciones puede utilizarse en vía interurbana, pero también en vía urbana o poblado. Debido a que la norma se recoge con algunas distinciones tanto en la citada Ley de Tráfico como en el Reglamento General de Circulación (en su artículo 85), pueden surgir ciertas dudas de interpretación. En ese sentido, las autoridades han dejado claro en varias ocasiones que la norma de 1,5 metros se ha de cumplir independientemente de la naturaleza de la vía por la que se transite.

Respetar los 1,5 metros de seguridad supone un paso enorme para reducir la siniestralidad ciclista. Resulta, igualmente, un requisito inevitable para estrechar la necesaria convivencia.

En Circula Seguro | Llega el verano y con él los ciclistas: consejos básicos para circular en bici

Imágenes | iStock/zstockphotos, iStock/Pav_1007 e iStock/Pavel1964

La entrada ¿Por qué 1,5 metros de distancia para adelantar al ciclista? se publicó primero en Circula Seguro.

¿Puedo conducir con el carné de otro país tras haber perdido todos los puntos?

Mar, 17/09/2019 - 11:08

El permiso por puntos constituye una de las piezas fundamentales en las que se ampara la seguridad vial. El sistema entraba en vigor en el año 2006 y en su primera década de funcionamiento, según datos del Barómetro del CIS, hasta 200.000 conductores habían perdido su permiso de conducir.

La retirada del carné por agotar todos los puntos ha supuesto una medida muy eficaz para evitar que se comentan infracciones y, por tanto, resulta innegable que haya contribuido a salvar vidas. Y es que, el carné por puntos trajo consigo un mayor grado de atención, especialmente sobre ciertas infracciones. Desde el punto de vista normativo, aparecen recogidas en los Anexo II  y Anexo IV de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

La aplicación de estas sanciones se traduce en una mayor concienciación en carretera, sensibilización ante los factores de riesgo y el temor a una sanción capaz de arrebatar la posibilidad de conducir un vehículo. Todos estos puntos positivos se ven reforzados, además, por los modos en que se recuperan los puntos.

Conducir sin puntos en el carné es delito

Existe, no obstante, una pequeña parte de aquellos que han perdido  los puntos para los que este sistema no ha terminado de funcionar. Lo prueba el hecho de que existan conductores que se hayan puesto al volante pese a perder todos los puntos (ha habido hasta algún famoso). Para ellos, el trabajo por la sensibilización no ha sido efectivo.

Conviene saber que, para estos casos, las leyes contemplan también un correspondiente castigo. ¿Qué pasa si se conduce habiendo perdido todos los puntos? Pues, para empezar, que uno incurre en un delito contra la seguridad vial que aparece tipificado en el artículo 384 del Código Penal:

El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.

Ahora bien, puede ocurrir que el conjunto de normas, es decir, nuestro ordenamiento jurídico, no recoja alguna situación o circunstancia con repercusiones en el ámbito jurídico o que la norma pueda dar lugar a más de una interpretación. Es, en este momento, cuando la Justicia entra en juego para llenar ese vacío normativo.

¿Y si tenemos más de un permiso de conducir?

Este fenómeno se ha dado, hasta hace poco, ante una situación muy curiosa. ¿Qué ocurre en los casos en los que, tras haberse retirado un carné de conducir por pérdida de puntos, se está en posesión de otra licencia extranjera que otorga el mismo derecho?

Lo más lógico es que estos conductores no tengan permitido transitar a lo largo y ancho de la red de carreteras.  Hasta hace poco, se trataba de una cuestión algo compleja debido a la que la normativa no recoge esta «anomalía». Ha sido una sentencia del Tribunal Supremo la que ha clarificado la situación. Lo ha hecho a raíz de un caso de un residente en Andorra que, tras conseguir el carné de conducir en 2009, obtenía el canje del equivalente del permiso andorrano. Tal y como se recoge en el portal Noticias Jurídicas:

El recurrente se sacó en España el carné de conducir en 2009, pero, después de fijar en 2014 su residencia en Andorra, obtuvo por canje el permiso de conducir andorrano, que caducaba en 2024, y entregó el español a las autoridades del Principado para su devolución a las autoridades españolas. El 12 de julio de 2016 la DGT le notificó personalmente la pérdida de vigencia del permiso de conducir al haberse quedado sin puntos.  Pese a ello, tres meses después, fue sorprendido por la Policía Local conduciendo por dicha ciudad catalana.

El recurrente alegaba en el recurso de casación planteado contra la sentencia recurrida que la resolución de la DGT, en la que se basa la condena, recayó sobre un permiso de conducir inexistente (el español) ya que lo había canjeado previamente por otro (el andorrano) y había sido devuelto a las autoridades españolas.

El Tribunal Supremo nos saca de dudas

El Tribunal Supremo se ha encargado de despejar las dudas y de impedir este tipo de triquiñuelas jurídicas. De este modo, estar en posesión de otro permiso de conducir no permite circular si se han perdido los puntos del carné. La resolución del Tribunal Supremo incorpora los casos de aquellos conductores que no hayan realizado los trámites para canjear el carné extranjero por el español.

Según la sentencia todos «son conductores sometidos en España al sistema de puntos fijado por nuestro ordenamiento jurídico y, por ello, cuando cometan en el territorio nacional infracciones que determinen pérdida de puntos y hayan ingresado en el Registro de Conductores e Infractores, no son ajenos al sistema de retirada del permiso». Además, apunta que «tampoco puede entenderse que, solo en ese supuesto, nuestro sistema penal se inhiba de prestar protección al bien jurídico frente a comportamientos que introducen las situaciones de riesgo de mayor relevancia

Cualquier atisbo de duda se mantiene así despejado. Por delante quedan otras cuestiones que tienen que ver con la misma efectividad del carné por puntos. Los datos del mencionado barómetro del CIS apuntan que más del 70% de la población actual sigue considerando que el carné por puntos es una buena o muy buena medida. Todo parece indicar que el sistema de puntos se mantendrá vigente en los años venideros.

En Circula Seguro | ¿En qué consisten los cursos de recuperación de puntos?

Imágenes | iStock/gael_f, iStock/Fouque Michaël e iStock/roberthyrons

La entrada ¿Puedo conducir con el carné de otro país tras haber perdido todos los puntos? se publicó primero en Circula Seguro.

¿Puedo conducir con el carné de otro país tras haber perdido todos los puntos?

Mar, 17/09/2019 - 11:08

El permiso por puntos constituye una de las piezas fundamentales en las que se ampara la seguridad vial. El sistema entraba en vigor en el año 2006 y en su primera década de funcionamiento, según datos del Barómetro del CIS, hasta 200.000 conductores habían perdido su permiso de conducir.

La retirada del carné por agotar todos los puntos ha supuesto una medida muy eficaz para evitar que se comentan infracciones y, por tanto, resulta innegable que haya contribuido a salvar vidas. Y es que, el carné por puntos trajo consigo un mayor grado de atención, especialmente sobre ciertas infracciones. Desde el punto de vista normativo, aparecen recogidas en los Anexo II  y Anexo IV de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

La aplicación de estas sanciones se traduce en una mayor concienciación en carretera, sensibilización ante los factores de riesgo y el temor a una sanción capaz de arrebatar la posibilidad de conducir un vehículo. Todos estos puntos positivos se ven reforzados, además, por los modos en que se recuperan los puntos.

Conducir sin puntos en el carné es delito

Existe, no obstante, una pequeña parte de aquellos que han perdido  los puntos para los que este sistema no ha terminado de funcionar. Lo prueba el hecho de que existan conductores que se hayan puesto al volante pese a perder todos los puntos (ha habido hasta algún famoso). Para ellos, el trabajo por la sensibilización no ha sido efectivo.

Conviene saber que, para estos casos, las leyes contemplan también un correspondiente castigo. ¿Qué pasa si se conduce habiendo perdido todos los puntos? Pues, para empezar, que uno incurre en un delito contra la seguridad vial que aparece tipificado en el artículo 384 del Código Penal:

El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.

Ahora bien, puede ocurrir que el conjunto de normas, es decir, nuestro ordenamiento jurídico, no recoja alguna situación o circunstancia con repercusiones en el ámbito jurídico o que la norma pueda dar lugar a más de una interpretación. Es, en este momento, cuando la Justicia entra en juego para llenar ese vacío normativo.

¿Y si tenemos más de un permiso de conducir?

Este fenómeno se ha dado, hasta hace poco, ante una situación muy curiosa. ¿Qué ocurre en los casos en los que, tras haberse retirado un carné de conducir por pérdida de puntos, se está en posesión de otra licencia extranjera que otorga el mismo derecho?

Lo más lógico es que estos conductores no tengan permitido transitar a lo largo y ancho de la red de carreteras.  Hasta hace poco, se trataba de una cuestión algo compleja debido a la que la normativa no recoge esta «anomalía». Ha sido una sentencia del Tribunal Supremo la que ha clarificado la situación. Lo ha hecho a raíz de un caso de un residente en Andorra que, tras conseguir el carné de conducir en 2009, obtenía el canje del equivalente del permiso andorrano. Tal y como se recoge en el portal Noticias Jurídicas:

El recurrente se sacó en España el carné de conducir en 2009, pero, después de fijar en 2014 su residencia en Andorra, obtuvo por canje el permiso de conducir andorrano, que caducaba en 2024, y entregó el español a las autoridades del Principado para su devolución a las autoridades españolas. El 12 de julio de 2016 la DGT le notificó personalmente la pérdida de vigencia del permiso de conducir al haberse quedado sin puntos.  Pese a ello, tres meses después, fue sorprendido por la Policía Local conduciendo por dicha ciudad catalana.

El recurrente alegaba en el recurso de casación planteado contra la sentencia recurrida que la resolución de la DGT, en la que se basa la condena, recayó sobre un permiso de conducir inexistente (el español) ya que lo había canjeado previamente por otro (el andorrano) y había sido devuelto a las autoridades españolas.

El Tribunal Supremo nos saca de dudas

El Tribunal Supremo se ha encargado de despejar las dudas y de impedir este tipo de triquiñuelas jurídicas. De este modo, estar en posesión de otro permiso de conducir no permite circular si se han perdido los puntos del carné. La resolución del Tribunal Supremo incorpora los casos de aquellos conductores que no hayan realizado los trámites para canjear el carné extranjero por el español.

Según la sentencia todos «son conductores sometidos en España al sistema de puntos fijado por nuestro ordenamiento jurídico y, por ello, cuando cometan en el territorio nacional infracciones que determinen pérdida de puntos y hayan ingresado en el Registro de Conductores e Infractores, no son ajenos al sistema de retirada del permiso». Además, apunta que «tampoco puede entenderse que, solo en ese supuesto, nuestro sistema penal se inhiba de prestar protección al bien jurídico frente a comportamientos que introducen las situaciones de riesgo de mayor relevancia

Cualquier atisbo de duda se mantiene así despejado. Por delante quedan otras cuestiones que tienen que ver con la misma efectividad del carné por puntos. Los datos del mencionado barómetro del CIS apuntan que más del 70% de la población actual sigue considerando que el carné por puntos es una buena o muy buena medida. Todo parece indicar que el sistema de puntos se mantendrá vigente en los años venideros.

En Circula Seguro | ¿En qué consisten los cursos de recuperación de puntos?

Imágenes | iStock/gael_f, iStock/Fouque Michaël e iStock/roberthyrons

La entrada ¿Puedo conducir con el carné de otro país tras haber perdido todos los puntos? se publicó primero en Circula Seguro.

Siete infracciones de tráfico que no conllevan retirada de puntos

Mar, 03/09/2019 - 11:25

El número de puntos que tenemos asignados, como titulares de un permiso de conducir, pueden reducirse por la comisión de infracciones graves o muy graves que lleven aparejada la pérdida de puntos. El Anexo II de la Ley de Seguridad Vial (LSV) hace mención de esas infracciones. No obstante la guía codificada de infracciones de tráfico, que edita la DGT, desarrolla todos los hechos que son motivo de sanción. Una relación de infracciones que se califican como: muy graves, graves y leves para explicar todas las acciones u omisiones que son contrarias a la LSV y sus Reglamentos (Circulación, Conductores, Vehículos). Conoceremos algunas de esas infracciones que no implican retirada de puntos y una app que aporta información sobre los hechos baremados por el procedimiento sancionador en materia de tráfico.

Cómo conocer la Guía de Infracciones Codificadas de la DGT

En la actualidad se encuentran diversas aplicaciones destinadas a informar del tráfico, de la presencia de radares fijos, así como de incidencias que van surgiendo en la carretera, etcétera. En ese sentido, Romosoft, una empresa dedicada al desarrollo de aplicaciones para móviles, desarrolla el codificado de infracciones que maneja la DGT. Una app completamente gratuita, disponible en el sistema Android y de uso anónimo. Una vez descargada e instalada la aplicación en el teléfono móvil, podemos ver las disposiciones legales, infracciones destacadas con los artículos que pueden incumplirse, la sanción, cuantía y si tiene o no detracción de puntos del permiso de conducir.

Dentro de esos hechos sancionables vamos a mencionar, como ejemplo, algunas infracciones que son merecedoras de sanción económica pero no conllevan retirada de puntos:

1) Conducir un vehículo superando el número de plazas autorizadas

Un conductor puede transportar tantos acompañantes como plazas o asientos disponga el vehículo. Un dato a tener en cuenta porque si viaja alguien de mas, no sólo se carecería de sujeción adecuada sino que también podría afectar a los movimientos del conductor o a la estabilidad del vehículo. El número de plazas de asiento, incluido el asiento del conductor, viene reflejado en el permiso de circulación y en la ficha técnica del vehículo. El hecho de transportar más personas de la cuenta sería una infracción grave o leve y dependerá si excede o no del 50% del número de plazas autorizadas.

2) Conducir de forma negligente creando riesgo para el resto de usuarios

El hecho de conducir de forma negligente creando una situación de peligro a sus acompañantes y resto de usuarios se considera una infracción grave. Por ejemplo, circular con el volumen de la radio o reproductor de sonido excesivamente alto sería sancionable por no garantizar su conductor que pueda recibir las señales acústicas de los vehículos prioritarios o vehículos en servicio de urgencia. Otras conductas similares y también negligentes serían: conducir con chanclas, leer, maquillarse o comer mientras se conduce.

Por tanto, cualquier hecho que detraiga la concentración permanente a la conducción podría estar relacionado con esta infracción. No obstante, si la misma infracción se realiza de forma temeraria, es decir, creando peligro para el resto de usuarios, sí supondría la detracción de puntos por tratarse de una infracción muy grave.

3) Circular por autopistas o autovías con vehículos que lo tiene prohibido

Circular por autopista o autovías con vehículos con los que está expresamente prohibido es un hecho infringido calificado como grave. El Reglamento General de Circulación prohíbe transitar a peatones por autopista y autovía salvo que sea por avería, siniestro vial o cualquier emergencia y fuese necesario solicitar auxilio.

En cuanto a vehículos, la misma norma, prohíbe a vehículos de tracción animal, bicicletas, ciclomotores y vehículos para personas de movilidad reducida. En el caso de las autovías, podrán circular por su arcén los conductores de bicicletas mayores de 14 años, siempre y cuando no esté prohibida su circulación mediante señal específica o exista vía alternativa.

4) Circular sin alumbrado cuando es obligatorio

Circular por un carril reversible, carril adicional balizado, carril habilitado en sentido contrario al habitual o contiguo al habilitado, sin llevar encendida, al menos, la luz de corto alcance o de cruce en los vehículos tanto de día como de noche, se consideran infracciones graves pero no dan lugar a la pérdida de puntos.

El Reglamento General de Circulación nos dice que todos los vehículos que circulen entre el ocaso y la salida del sol o a cualquier hora del día en los túneles, pasos inferiores, y tramos de vía afectados por la señal «Túnel», deben llevar encendido el alumbrado que corresponda. También en condiciones ambientales que disminuyan la visibilidad como, por ejemplo: en caso de niebla, lluvia intensa, nevada, nubes de humo o de polvo o cualquier otra circunstancia análoga.

No obstante, llevar encendida la luz de antiniebla trasera sin existir condiciones meteorológicas o ambientales especialmente desfavorables estaría sancionado con 200€ de multa. Salvo que se justifique que sea niebla espesa, lluvia muy intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo.

5) Circular con menores como pasajeros de motocicletas o ciclomotores

Si queremos llevar pasajero en nuestra moto o ciclomotor debemos mirar si el vehículo dispone de dos asientos y corresponde con el número de plazas que consta en el permiso de circulación. Si dispone de dos plazas, incluida la del conductor, debemos saber que el pasajero, según el Reglamento General de Circulación, tiene que tener cumplidos los 12 años y utilizar casco de protección. Además, deben ir a horcajadas y con los pies apoyados en el reposapiés laterales y utilizar el asiento habilitado que está detrás del conductor. No obstante, se podrán llevar pasajeros mayores de 7 años si, además de los requisitos anteriores, los conductores son padres, madres, tutores o responsables autorizados del menor.

6) Realizar maniobras que dificulten el adelantamiento

Para no dificultar la maniobra de adelantamiento, el conductor que advierta que le van a adelantar está obligado a: ceñirse al borde derecho de la calzada, a disminuir la velocidad de su vehículo en situaciones de peligro para cualquier usuario de la vía y a facilitar al conductor del vehículo que nos adelante a volver a su carril. No obstante, las obligaciones anteriores no serán aplicables cuando el vehículo que vaya delante pretenda girar o cambiar de dirección a la izquierda. Otra cuestión no menos importante, es que si el conductor que nos sigue quiere adelantarnos y en plena maniobra desiste en el adelantamiento, no estamos obligados a disminuir la velocidad si con ello ponemos en peligro la seguridad de la circulación.

Incumplir las obligaciones al ser adelantado como, por ejemplo: aumentar la velocidad cuando va a ser adelantado, supone una multa de 200€.

7) Parar o estacionar en lugares peligrosos o carriles destinados para el transporte público urbano

La parada y el estacionamiento tienen en común que deben realizarse dichas maniobras situando el vehículo paralelamente al borde de la calzada sin obstaculizar y evitando que pueda ponerse en movimiento en ausencia del conductor. Además, todo conductor que pare o estacione su vehículo deberá hacerlo de forma que permita la mejor utilización del restante espacio disponible. Otra cuestión, no menos importante es que la parada y el estacionamiento son inmovilizaciones del vehículo. No obstante, la parada no podrá superar los dos minutos y el estacionamiento tendrían lugar cuando el vehículo no se encuentra en situación de detenido (por necesidades de la circulación) ni de parada.

Incumplir el modo y forma de la parada y estacionamiento puede ser una infracción leve si, por ejemplo, se para o se estaciona obstaculizando la circulación con una multa de de 80€. En el caso de obstaculizar creando peligro para otros usuarios sería un infracción grave y acarrearía una multa de 200€.

Más información | Procedimiento Sancionador en materia de Tráfico

En Circula Seguro | Diez infracciones de tráfico atribuibles al peatón, Ocho infracciones de tráfico atribuibles al titular del vehículo

En Circula Seguro | He perdido los puntos de mi permiso de conducir, ¿cómo los puedo recuperar?

Imágenes | Flickr kenjonbro

La entrada Siete infracciones de tráfico que no conllevan retirada de puntos se publicó primero en Circula Seguro.

Siete infracciones de tráfico que no conllevan retirada de puntos

Mar, 03/09/2019 - 11:25

El número de puntos que tenemos asignados, como titulares de un permiso de conducir, pueden reducirse por la comisión de infracciones graves o muy graves que lleven aparejada la pérdida de puntos. El Anexo II de la Ley de Seguridad Vial (LSV) hace mención de esas infracciones. No obstante la guía codificada de infracciones de tráfico, que edita la DGT, desarrolla todos los hechos que son motivo de sanción. Una relación de infracciones que se califican como: muy graves, graves y leves para explicar todas las acciones u omisiones que son contrarias a la LSV y sus Reglamentos (Circulación, Conductores, Vehículos). Conoceremos algunas de esas infracciones que no implican retirada de puntos y una app que aporta información sobre los hechos baremados por el procedimiento sancionador en materia de tráfico.

Cómo conocer la Guía de Infracciones Codificadas de la DGT

En la actualidad se encuentran diversas aplicaciones destinadas a informar del tráfico, de la presencia de radares fijos, así como de incidencias que van surgiendo en la carretera, etcétera. En ese sentido, Romosoft, una empresa dedicada al desarrollo de aplicaciones para móviles, desarrolla el codificado de infracciones que maneja la DGT. Una app completamente gratuita, disponible en el sistema Android y de uso anónimo. Una vez descargada e instalada la aplicación en el teléfono móvil, podemos ver las disposiciones legales, infracciones destacadas con los artículos que pueden incumplirse, la sanción, cuantía y si tiene o no detracción de puntos del permiso de conducir.

Dentro de esos hechos sancionables vamos a mencionar, como ejemplo, algunas infracciones que son merecedoras de sanción económica pero no conllevan retirada de puntos:

1) Conducir un vehículo superando el número de plazas autorizadas

Un conductor puede transportar tantos acompañantes como plazas o asientos disponga el vehículo. Un dato a tener en cuenta porque si viaja alguien de mas, no sólo se carecería de sujeción adecuada sino que también podría afectar a los movimientos del conductor o a la estabilidad del vehículo. El número de plazas de asiento, incluido el asiento del conductor, viene reflejado en el permiso de circulación y en la ficha técnica del vehículo. El hecho de transportar más personas de la cuenta sería una infracción grave o leve y dependerá si excede o no del 50% del número de plazas autorizadas.

2) Conducir de forma negligente creando riesgo para el resto de usuarios

El hecho de conducir de forma negligente creando una situación de peligro a sus acompañantes y resto de usuarios se considera una infracción grave. Por ejemplo, circular con el volumen de la radio o reproductor de sonido excesivamente alto sería sancionable por no garantizar su conductor que pueda recibir las señales acústicas de los vehículos prioritarios o vehículos en servicio de urgencia. Otras conductas similares y también negligentes serían: conducir con chanclas, leer, maquillarse o comer mientras se conduce.

Por tanto, cualquier hecho que detraiga la concentración permanente a la conducción podría estar relacionado con esta infracción. No obstante, si la misma infracción se realiza de forma temeraria, es decir, creando peligro para el resto de usuarios, sí supondría la detracción de puntos por tratarse de una infracción muy grave.

3) Circular por autopistas o autovías con vehículos que lo tiene prohibido

Circular por autopista o autovías con vehículos con los que está expresamente prohibido es un hecho infringido calificado como grave. El Reglamento General de Circulación prohíbe transitar a peatones por autopista y autovía salvo que sea por avería, siniestro vial o cualquier emergencia y fuese necesario solicitar auxilio.

En cuanto a vehículos, la misma norma, prohíbe a vehículos de tracción animal, bicicletas, ciclomotores y vehículos para personas de movilidad reducida. En el caso de las autovías, podrán circular por su arcén los conductores de bicicletas mayores de 14 años, siempre y cuando no esté prohibida su circulación mediante señal específica o exista vía alternativa.

4) Circular sin alumbrado cuando es obligatorio

Circular por un carril reversible, carril adicional balizado, carril habilitado en sentido contrario al habitual o contiguo al habilitado, sin llevar encendida, al menos, la luz de corto alcance o de cruce en los vehículos tanto de día como de noche, se consideran infracciones graves pero no dan lugar a la pérdida de puntos.

El Reglamento General de Circulación nos dice que todos los vehículos que circulen entre el ocaso y la salida del sol o a cualquier hora del día en los túneles, pasos inferiores, y tramos de vía afectados por la señal «Túnel», deben llevar encendido el alumbrado que corresponda. También en condiciones ambientales que disminuyan la visibilidad como, por ejemplo: en caso de niebla, lluvia intensa, nevada, nubes de humo o de polvo o cualquier otra circunstancia análoga.

No obstante, llevar encendida la luz de antiniebla trasera sin existir condiciones meteorológicas o ambientales especialmente desfavorables estaría sancionado con 200€ de multa. Salvo que se justifique que sea niebla espesa, lluvia muy intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo.

5) Circular con menores como pasajeros de motocicletas o ciclomotores

Si queremos llevar pasajero en nuestra moto o ciclomotor debemos mirar si el vehículo dispone de dos asientos y corresponde con el número de plazas que consta en el permiso de circulación. Si dispone de dos plazas, incluida la del conductor, debemos saber que el pasajero, según el Reglamento General de Circulación, tiene que tener cumplidos los 12 años y utilizar casco de protección. Además, deben ir a horcajadas y con los pies apoyados en el reposapiés laterales y utilizar el asiento habilitado que está detrás del conductor. No obstante, se podrán llevar pasajeros mayores de 7 años si, además de los requisitos anteriores, los conductores son padres, madres, tutores o responsables autorizados del menor.

6) Realizar maniobras que dificulten el adelantamiento

Para no dificultar la maniobra de adelantamiento, el conductor que advierta que le van a adelantar está obligado a: ceñirse al borde derecho de la calzada, a disminuir la velocidad de su vehículo en situaciones de peligro para cualquier usuario de la vía y a facilitar al conductor del vehículo que nos adelante a volver a su carril. No obstante, las obligaciones anteriores no serán aplicables cuando el vehículo que vaya delante pretenda girar o cambiar de dirección a la izquierda. Otra cuestión no menos importante, es que si el conductor que nos sigue quiere adelantarnos y en plena maniobra desiste en el adelantamiento, no estamos obligados a disminuir la velocidad si con ello ponemos en peligro la seguridad de la circulación.

Incumplir las obligaciones al ser adelantado como, por ejemplo: aumentar la velocidad cuando va a ser adelantado, supone una multa de 200€.

7) Parar o estacionar en lugares peligrosos o carriles destinados para el transporte público urbano

La parada y el estacionamiento tienen en común que deben realizarse dichas maniobras situando el vehículo paralelamente al borde de la calzada sin obstaculizar y evitando que pueda ponerse en movimiento en ausencia del conductor. Además, todo conductor que pare o estacione su vehículo deberá hacerlo de forma que permita la mejor utilización del restante espacio disponible. Otra cuestión, no menos importante es que la parada y el estacionamiento son inmovilizaciones del vehículo. No obstante, la parada no podrá superar los dos minutos y el estacionamiento tendrían lugar cuando el vehículo no se encuentra en situación de detenido (por necesidades de la circulación) ni de parada.

Incumplir el modo y forma de la parada y estacionamiento puede ser una infracción leve si, por ejemplo, se para o se estaciona obstaculizando la circulación con una multa de de 80€. En el caso de obstaculizar creando peligro para otros usuarios sería un infracción grave y acarrearía una multa de 200€.

Más información | Procedimiento Sancionador en materia de Tráfico

En Circula Seguro | Diez infracciones de tráfico atribuibles al peatón, Ocho infracciones de tráfico atribuibles al titular del vehículo

En Circula Seguro | He perdido los puntos de mi permiso de conducir, ¿cómo los puedo recuperar?

Imágenes | Flickr kenjonbro

La entrada Siete infracciones de tráfico que no conllevan retirada de puntos se publicó primero en Circula Seguro.

La distancia de seguridad entre vehículos y ciclistas a examen

Mar, 20/08/2019 - 12:48

Fomentar la convivencia entre ciclistas y vehículos es una tarea esencial para reducir la siniestralidad de los usuarios de la bicicleta. Y es que el año pasado perdían la vida hasta 94 ciclistas, cifra que incluye a los pedaleaban en ciudad como los que lo hacían en vías interurbanas. En ese sentido, potenciar la concienciación y el conocimiento de las normas resultan se antoja imprescindible, sobre todo en lo relativo a reglas para adelantar con seguridad.

La DGT es muy consciente de la relevancia de este asunto y está dedicando más recursos para paliar este tipo de siniestralidad. Entre estos, encontramos la adquisición de nuevos drones para el control del tráfico y las incidencias entre ciclistas y conductores del resto de vehículos. De este modo, está aumentando la vigilancia con la vista puesta en factores como la distancia de seguridad ciclista.

El debate de la distancia de seguridad ciclista

En el caso de la seguridad a la hora de circular en bicicleta, la distancia que mantienen los otros vehículos con el ciclista se convierte en uno de los grandes factores de riesgo. Esto es así porque se trata de uno de los colectivos que más pueden llegar a sufrir las consecuencias de una colisión. Por eso, la ley establece ciertas garantías para el tránsito de bicicletas, como por ejemplo, que para rebasarlos es obligatorio mantener una distancia mínima lateral de 1,5 metros.

Esta norma concreta se respeta de forma diferente en función de la región española en la que nos movamos. Depende mucho del tipo de vía y de vehículos que por ella suelan discurrir. Un estudio reciente realizado por las compañías Gonvarri y Movistar publicaba unos datos bastante valiosos para conocer hasta qué punto los conductores cumplían con la norma del 1,5.

De este modo, se han demostrado algunas de las diferencias existentes entre Comunidades Autónomas. El informe desvela que en Cataluña un 89% de los conductores encuestados respeta la mencionada distancia de seguridad ciclista. Mientras, en otras regiones como Murcia, esa cifra desciende hasta el 77%. Se pone de relieve que es necesario el mencionado fomento de la convivencia, que desde Movistar asumen con campañas como #rodamosjuntos con trascendencia en varios medios a nivel nacional.

Trabajando en la percepción del ciclista

Resulta interesante contrastar estos datos con los de otro estudio realizado por la Fundación MAPFRE y Bosch. Este se centraba de forma especial en la  la percepción que los conductores de automóviles poseen ante la presencia de bicicletas. Según esta investigación, un 73% de los conductores de los más de 1.000 que conformaban la muestra no perciben de forma efectiva el adelantamiento a un ciclista y realizan la maniobra de forma «inconsciente y automática».

La Fundación MAPFRE y Bosch achacaban esto a la visibilidad de los usuarios de las bicicletas. Por eso, instaban a la utilización del chaleco reflectante. Igualmente, existen otros métodos efectivos para que los ciclistas pueden ser más visibles. Las famosas luces de tránsito diurnas constituyen una buena opción. La Fundación MAPFRE insistía en que es necesario seguir dedicando esfuerzos. Y es que los ciclistas son el único colectivo que han experimentado un aumento de los heridos hospitalizados en los últimos años.

Reduciendo las diferencias normativas en la distancia de seguridad ciclista

Las diferencias que existen entre normativas han terminado por ser otro factor nada favorable para el respeto de una distancia de seguridad suficiente entre ciclistas y resto de vehículos. Bien es cierto que para el caso del 1,5 metros de distancia de seguridad ciclista para el adelantamiento lateral rige por encima de cualquier otra norma lo que establece el artículo 35.4 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

El conductor de un automóvil que pretenda realizar un adelantamiento a un ciclo o ciclomotor, o conjunto de ellos, debe realizarlo ocupando parte o la totalidad del carril contiguo o contrario, en su caso, de la calzada y guardando una anchura de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Queda prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, incluso si esos ciclistas circulan por el arcén.

Esto no ocurre con otro tipo de normas. Parece que el fomento de la convivencia también ha de extenderse a la legislación estatal, autonómica y local. Así lo vienen reclamando varios colectivos ciclistas desde hace tiempo, de cara a implementar la seguridad a través de normas unitarias y conocidas.

En Madrid, 5 metros de separación tras la bicicleta

Así, por ejemplo, si circulamos por Madrid hemos de saber que el artículo 20 de la Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid añade otros requisitos a la circulación con ciclistas.

Los conductores de vehículos motorizados que quieran adelantar a un ciclista en zona urbana deberán extremar las precauciones, cambiando de carril de circulación dejando un espacio lateral suficiente que garantice la seguridad entre la bicicleta y el vehículo motorizado que pretende adelantarla. Asímismo, cuando estén circulando detrás de una bicicleta, mantendrán una distancia de seguridad prudencial y proporcional a la velocidad. Nunca podrá ser inferior a 5 metros.

Esos 5 metros de seguridad son desconocidos para gran parte de los conductores. En cualquier caso, queda patente que resta mucho trabajo por delante para garantizar la seguridad de los ciclistas.

En Circula Seguro | Llega el verano y con él los ciclistas: consejos básicos para circular en bici

Imágenes | iStock/Halfpoint e iStock/David_Sch

La entrada La distancia de seguridad entre vehículos y ciclistas a examen se publicó primero en Circula Seguro.

La distancia de seguridad entre vehículos y ciclistas a examen

Mar, 20/08/2019 - 12:48

Fomentar la convivencia entre ciclistas y vehículos es una tarea esencial para reducir la siniestralidad de los usuarios de la bicicleta. Y es que el año pasado perdían la vida hasta 94 ciclistas, cifra que incluye a los pedaleaban en ciudad como los que lo hacían en vías interurbanas. En ese sentido, potenciar la concienciación y el conocimiento de las normas resultan se antoja imprescindible, sobre todo en lo relativo a reglas para adelantar con seguridad.

La DGT es muy consciente de la relevancia de este asunto y está dedicando más recursos para paliar este tipo de siniestralidad. Entre estos, encontramos la adquisición de nuevos drones para el control del tráfico y las incidencias entre ciclistas y conductores del resto de vehículos. De este modo, está aumentando la vigilancia con la vista puesta en factores como la distancia de seguridad ciclista.

El debate de la distancia de seguridad ciclista

En el caso de la seguridad a la hora de circular en bicicleta, la distancia que mantienen los otros vehículos con el ciclista se convierte en uno de los grandes factores de riesgo. Esto es así porque se trata de uno de los colectivos que más pueden llegar a sufrir las consecuencias de una colisión. Por eso, la ley establece ciertas garantías para el tránsito de bicicletas, como por ejemplo, que para rebasarlos es obligatorio mantener una distancia mínima lateral de 1,5 metros.

Esta norma concreta se respeta de forma diferente en función de la región española en la que nos movamos. Depende mucho del tipo de vía y de vehículos que por ella suelan discurrir. Un estudio reciente realizado por las compañías Gonvarri y Movistar publicaba unos datos bastante valiosos para conocer hasta qué punto los conductores cumplían con la norma del 1,5.

De este modo, se han demostrado algunas de las diferencias existentes entre Comunidades Autónomas. El informe desvela que en Cataluña un 89% de los conductores encuestados respeta la mencionada distancia de seguridad ciclista. Mientras, en otras regiones como Murcia, esa cifra desciende hasta el 77%. Se pone de relieve que es necesario el mencionado fomento de la convivencia, que desde Movistar asumen con campañas como #rodamosjuntos con trascendencia en varios medios a nivel nacional.

Trabajando en la percepción del ciclista

Resulta interesante contrastar estos datos con los de otro estudio realizado por la Fundación MAPFRE y Bosch. Este se centraba de forma especial en la  la percepción que los conductores de automóviles poseen ante la presencia de bicicletas. Según esta investigación, un 73% de los conductores de los más de 1.000 que conformaban la muestra no perciben de forma efectiva el adelantamiento a un ciclista y realizan la maniobra de forma «inconsciente y automática».

La Fundación MAPFRE y Bosch achacaban esto a la visibilidad de los usuarios de las bicicletas. Por eso, instaban a la utilización del chaleco reflectante. Igualmente, existen otros métodos efectivos para que los ciclistas pueden ser más visibles. Las famosas luces de tránsito diurnas constituyen una buena opción. La Fundación MAPFRE insistía en que es necesario seguir dedicando esfuerzos. Y es que los ciclistas son el único colectivo que han experimentado un aumento de los heridos hospitalizados en los últimos años.

Reduciendo las diferencias normativas en la distancia de seguridad ciclista

Las diferencias que existen entre normativas han terminado por ser otro factor nada favorable para el respeto de una distancia de seguridad suficiente entre ciclistas y resto de vehículos. Bien es cierto que para el caso del 1,5 metros de distancia de seguridad ciclista para el adelantamiento lateral rige por encima de cualquier otra norma lo que establece el artículo 35.4 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

El conductor de un automóvil que pretenda realizar un adelantamiento a un ciclo o ciclomotor, o conjunto de ellos, debe realizarlo ocupando parte o la totalidad del carril contiguo o contrario, en su caso, de la calzada y guardando una anchura de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Queda prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, incluso si esos ciclistas circulan por el arcén.

Esto no ocurre con otro tipo de normas. Parece que el fomento de la convivencia también ha de extenderse a la legislación estatal, autonómica y local. Así lo vienen reclamando varios colectivos ciclistas desde hace tiempo, de cara a implementar la seguridad a través de normas unitarias y conocidas.

En Madrid, 5 metros de separación tras la bicicleta

Así, por ejemplo, si circulamos por Madrid hemos de saber que el artículo 20 de la Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid añade otros requisitos a la circulación con ciclistas.

Los conductores de vehículos motorizados que quieran adelantar a un ciclista en zona urbana deberán extremar las precauciones, cambiando de carril de circulación dejando un espacio lateral suficiente que garantice la seguridad entre la bicicleta y el vehículo motorizado que pretende adelantarla. Asímismo, cuando estén circulando detrás de una bicicleta, mantendrán una distancia de seguridad prudencial y proporcional a la velocidad. Nunca podrá ser inferior a 5 metros.

Esos 5 metros de seguridad son desconocidos para gran parte de los conductores. En cualquier caso, queda patente que resta mucho trabajo por delante para garantizar la seguridad de los ciclistas.

En Circula Seguro | Llega el verano y con él los ciclistas: consejos básicos para circular en bici

Imágenes | iStock/Halfpoint e iStock/David_Sch

La entrada La distancia de seguridad entre vehículos y ciclistas a examen se publicó primero en Circula Seguro.

Así utiliza la DGT drones para la seguridad de los ciclistas

Mar, 13/08/2019 - 14:53

La tecnología al servicio de la seguridad vial promete reducir la siniestralidad de un modo histórico. En la actualidad, existen dispositivos que pueden adelantar parte de este hito sin necesidad de aguardar a las promesas propia de la conducción autónoma y la inteligencia artificial. La Unión Europea ya ha dado un gran paso haciendo obligatorios un buen número de sistemas de asistencia a la conducción. Siguiendo las posibilidades que brinda la tecnología, este verano la DGT ha comenzado una nueva apuesta con los drones.

Al igual de lo que está ocurriendo en otros departamento de la Administración General del Estado, los denominados vehículos aéreos no tripulados, más conocidos como drones o RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) están probando una valía especial. Por eso, la DGT ha realizado una nueva inversión en estos aparatos. De este modo, se han destinado 341.178 euros en la adquisición de 28 nuevos drones.

La DGT lleva un tiempo probando drones

Las nuevas unidades se sumarán a las 11 que conforman la flota actual de la DGT. El ente público las adquiría el año pasado para vigilar 160.000 kilómetros de la red nacional de carreteras. Por entonces, nos hacíamos eco de todas las funcionalidades que son capaces de llevar a cabo, y de entre estas, que pueden sancionar infracciones (de hecho, es algo que ya han comenzado a realizar, es decir, hay drones que ya multan).

Dentro de la flota de la DGT, los drones pueden tener dos posibles destinos: el primero es la regulación y gestión del tráfico y el segundo la vigilancia y control del tráfico. Está última opción se estrenó la pasada Semana Santa. El operativo diseñado para la seguridad de los desplazamientos en esta fecha incluyó a tres de los once drones para «apoyo en labores exclusivas de vigilancia, sin sancionar infracciones”. Las vías elegidas para el estreno de esta función en los drones fueron las autovías A-1 y A-6 en Madrid, y en la A-6 a la altura de Tordesillas (Valladolid).

La DGT ya tiene tres drones que sancionan y multan

La introducción de los drones busca poco a poco encontrar una alternativa más económica a los helicópteros que llevan años funcionando. Así lo asegura la DGT al hablar de los drones como medios aéreos que suponen un menor coste inicial y de mantenimiento.

Además, los drones presentan unas características técnicas que los hace especialmente versátiles para realizar ciertas labores de control del tráfico. Con un radio de acción que se mueve en torno al medio kilómetro, cuentan con cámaras de alta definición con un alcance de visión de hasta 7 kilómetros. Estas pueden detectar un buen número de infracciones distintas. Su punto más débil quizá es la autonomía. Pueden mantenerse unos 20 minutos a 120 metros de altura.

Estas cualidades los hace útiles en el papel de cazador aéreo de infracciones que realizaban hasta ahora los helicópteros. En ese sentido, tres drones han empezado en el mes de agosto a sancionar y multar a los conductores. De momento, la DGT no ha apuntado que estos persigan los excesos de velocidad. La sanción viene acompañada de una instantánea que sirve como prueba y se notifica en el momento por parte de un agente de la Guardia Civil o puede tramitarse más tarde por parte de la administración.

Protección de los ciclistas

Como decimos, la actual flota de drones tiene otros objetivos más allá del control de la velocidad. En cuestión de infracciones, se priorizará el control del uso indebido del teléfono móvil mientras se conduce.

Sin embargo, la intención más repetida es la de blindar con una protección concreta a los colectivos más vulnerables de la vía y, sobre todo, a los usuarios de la bicicleta. Así lo exponen los pliegos de adquisición de los nuevos drones. Y es que las infracciones entre ciclistas y conductores de otros vehículos pueden no ser tan sencillos de detectar como, por ejemplo, los excesos de velocidad.

En ese sentido, los drones son capaces de controlar facetas fundamentales como la distancia de seguridad en los adelantamientos. En 2018 fallecieron 94 ciclistas en carreteras urbanas e interurbanas y la DGT quiere que esta cifra se vaya reduciendo de forma inmediata.

Los nuevos aportes tecnológicos pueden contribuir a ello. Con todo, nos hace preguntarnos sobre el control aéreo del tráfico que nos espera para los próximos años. Dadas las prestaciones de los drones, podrían seguir multiplicando su presencia en los cielos para terminar ocupando una posición aún más eficaz en su labor que los propios radares.

En Circula Seguro | Drones que asisten en caso de emergencia: están en camino en España

Imágenes | iStock/Jonny Essex, iStock/Pakhnyushchyy e iStock/amoklv

La entrada Así utiliza la DGT drones para la seguridad de los ciclistas se publicó primero en Circula Seguro.

Así utiliza la DGT drones para la seguridad de los ciclistas

Mar, 13/08/2019 - 14:53

La tecnología al servicio de la seguridad vial promete reducir la siniestralidad de un modo histórico. En la actualidad, existen dispositivos que pueden adelantar parte de este hito sin necesidad de aguardar a las promesas propia de la conducción autónoma y la inteligencia artificial. La Unión Europea ya ha dado un gran paso haciendo obligatorios un buen número de sistemas de asistencia a la conducción. Siguiendo las posibilidades que brinda la tecnología, este verano la DGT ha comenzado una nueva apuesta con los drones.

Al igual de lo que está ocurriendo en otros departamento de la Administración General del Estado, los denominados vehículos aéreos no tripulados, más conocidos como drones o RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) están probando una valía especial. Por eso, la DGT ha realizado una nueva inversión en estos aparatos. De este modo, se han destinado 341.178 euros en la adquisición de 28 nuevos drones.

La DGT lleva un tiempo probando drones

Las nuevas unidades se sumarán a las 11 que conforman la flota actual de la DGT. El ente público las adquiría el año pasado para vigilar 160.000 kilómetros de la red nacional de carreteras. Por entonces, nos hacíamos eco de todas las funcionalidades que son capaces de llevar a cabo, y de entre estas, que pueden sancionar infracciones (de hecho, es algo que ya han comenzado a realizar, es decir, hay drones que ya multan).

Dentro de la flota de la DGT, los drones pueden tener dos posibles destinos: el primero es la regulación y gestión del tráfico y el segundo la vigilancia y control del tráfico. Está última opción se estrenó la pasada Semana Santa. El operativo diseñado para la seguridad de los desplazamientos en esta fecha incluyó a tres de los once drones para «apoyo en labores exclusivas de vigilancia, sin sancionar infracciones”. Las vías elegidas para el estreno de esta función en los drones fueron las autovías A-1 y A-6 en Madrid, y en la A-6 a la altura de Tordesillas (Valladolid).

La DGT ya tiene tres drones que sancionan y multan

La introducción de los drones busca poco a poco encontrar una alternativa más económica a los helicópteros que llevan años funcionando. Así lo asegura la DGT al hablar de los drones como medios aéreos que suponen un menor coste inicial y de mantenimiento.

Además, los drones presentan unas características técnicas que los hace especialmente versátiles para realizar ciertas labores de control del tráfico. Con un radio de acción que se mueve en torno al medio kilómetro, cuentan con cámaras de alta definición con un alcance de visión de hasta 7 kilómetros. Estas pueden detectar un buen número de infracciones distintas. Su punto más débil quizá es la autonomía. Pueden mantenerse unos 20 minutos a 120 metros de altura.

Estas cualidades los hace útiles en el papel de cazador aéreo de infracciones que realizaban hasta ahora los helicópteros. En ese sentido, tres drones han empezado en el mes de agosto a sancionar y multar a los conductores. De momento, la DGT no ha apuntado que estos persigan los excesos de velocidad. La sanción viene acompañada de una instantánea que sirve como prueba y se notifica en el momento por parte de un agente de la Guardia Civil o puede tramitarse más tarde por parte de la administración.

Protección de los ciclistas

Como decimos, la actual flota de drones tiene otros objetivos más allá del control de la velocidad. En cuestión de infracciones, se priorizará el control del uso indebido del teléfono móvil mientras se conduce.

Sin embargo, la intención más repetida es la de blindar con una protección concreta a los colectivos más vulnerables de la vía y, sobre todo, a los usuarios de la bicicleta. Así lo exponen los pliegos de adquisición de los nuevos drones. Y es que las infracciones entre ciclistas y conductores de otros vehículos pueden no ser tan sencillos de detectar como, por ejemplo, los excesos de velocidad.

En ese sentido, los drones son capaces de controlar facetas fundamentales como la distancia de seguridad en los adelantamientos. En 2018 fallecieron 94 ciclistas en carreteras urbanas e interurbanas y la DGT quiere que esta cifra se vaya reduciendo de forma inmediata.

Los nuevos aportes tecnológicos pueden contribuir a ello. Con todo, nos hace preguntarnos sobre el control aéreo del tráfico que nos espera para los próximos años. Dadas las prestaciones de los drones, podrían seguir multiplicando su presencia en los cielos para terminar ocupando una posición aún más eficaz en su labor que los propios radares.

En Circula Seguro | Drones que asisten en caso de emergencia: están en camino en España

Imágenes | iStock/Jonny Essex, iStock/Pakhnyushchyy e iStock/amoklv

La entrada Así utiliza la DGT drones para la seguridad de los ciclistas se publicó primero en Circula Seguro.

La Fiscalía da luz verde para grabar los controles de alcohol y drogas

Jue, 08/08/2019 - 15:21

El impacto del consumo de alcohol, drogas o medicamentos sobre la conducción continúa siendo uno de las principales factores de riesgo que combatir. Sin remontarnos demasiado en el tiempo, en 2018, el 43% de los fallecidos en accidentes de tráfico había consumido alguna de esas sustancias o productos.

Por eso, sumidos en plena campaña veraniega, la Fiscalía de Seguridad Vial ha matizado y añadido detalles a cómo han de realizarse los controles de alcohol y resto de sustancias estupefacientes. De este modo, los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán comprobar y tener muy en cuenta el comportamiento de los conductores en los controles e, incluso, realizar grabaciones que puedan ser utilizadas como prueba en un procedimiento judicial posterior.

Presencia de drogas en el organismo

En el artículo 14.1 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial encontramos el origen legal de este tipo de infracciones:

1. No puede circular por las vías objeto de esta ley el conductor de cualquier vehículo con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se determine.

Tampoco puede hacerlo el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción establecida en el artículo 10.

En el caso concreto del alcohol, su consumo entraña riesgos aunque no se superen los límites establecidos por el reglamento.

La Fiscalía quiere reforzar la labor probatoria de los agentes

Sin embargo, el aumento de controles de alcohol y drogas está arrojando unos resultados dispares. En 2018 se dictaban 53.173 condenas por el delito de conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. Pues bien, la gran mayoría de las mismas fueron motivadas por el consumo de alcohol, mientras que las sentencias condenatorias por consumo de drogas al volante no llegaron ni a las 200.

La nueva instrucción que la Fiscalía ha dado a los agentes de la Guardia Civil, de las policías autonómicas y de las locales persigue que el consumo de drogas tengan repercusiones penales, más allá de la sanción administrativa. Esta última se recoge en el artículo 77 de la mencionada Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial y sanciona a los infractores con una multa de 1.000 euros y pérdida de 6 puntos de carné. Para aplicar la sanción, basta que se pruebe la presencia de la sustancia en el organismo.

Para que la infracción alcance un cariz penal, es decir, para acabar en un Juzgado o Tribunal, hace falta algo más. Es preciso acreditar que la droga afecta a las facultades del conductor, más allá de su presencia en el organismo. Así lo establece el artículo 379.2 del Código Penal. El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, apunta que no existe una relación oficial entre el nivel de las drogas diferentes al alcohol en el organismo y su grado de afectación sobre la conducción.

¿Qué podrán hacer los agentes?

Para solventar este vacío que deja libres de la vía penal a conductores que, efectivamente, conducen bajo los efectos de las drogas, los agentes podrán elaborar un acta de signos externos y, de forma complementaria, realizar una grabación audiovisual donde se recoja el comportamiento del conductor sometido a las pruebas.

Estas podrán consistir en contar hasta 20 de dos en dos dígitos o tener que dar un pequeño golpe cada vez que oye la letra «A» de entre la lectura de una serie de letras. En la mencionada acta podrán tenerse en cuenta hasta 70 parámetros relacionados con la agresividad del conductor, si presenta problemas para el habla, si puede mantenerse en pie o el estado de su visión. Vargas ha señalado la especial importancia de comprobar si las pupilas están dilatadas o se posee especial sensibilidad a la luz.

Todo esto irá encaminado a recopilar suficiente material probatorio que permita contemplar, o no, la vía penal y, en caso afirmativo, garantizar el grado de influencia en la conducción tras el consumo de drogas en el posible procedimiento judicial.

Al volante ni alcohol, ni drogas

La Fundación MAPFRE, en su labor en pos de la seguridad vial, ha señalado en numerosas ocasiones los riesgos que supone el consumo, no solo de alcohol, sino de cualquier otra droga cuando se conduce. Estos son solo algunos ejemplos:

  • Cannabis. Provoca una sensación de relajación que puede producir somnolencia al volante. Altera la percepción del espacio que impide calcular bien las distancias. Disminuye enormemente la capacidad de reacción del conductor, la capacidad de concentración y los reflejos.
  • Cocaína. Te vuelve impulsivo, competitivo, e incluso agresivo con los demás conductores. Produce una falsa sensación de control. Altera la percepción del entorno de tráfico. Disminuye la capacidad de concentración, por lo que es más fácil sufrir una distracción y aumenta el tiempo de reacción ante una situación de peligro.
  • Éxtasis (MDMA).  Produce ilusiones ópticas y aumenta la sensibilidad a la luz, por lo tanto, aumenta la posibilidad de sufrir deslumbramientos o episodios de visión borrosa. Disminuye la atención y la capacidad de concentración en el tráfico, tras los efectos inmediatos del consumo se produce una sensación de agotamiento físico y mental. Provoca la vivencia de flashbacks al volante.
  • LSD. Origina cambios de percepción de la realidad, llegando a provocar, incluso, alucinaciones o visiones imaginarias. Causa alteraciones emocionales, que dependen mucho del estado de ánimo de la persona que las consume. Puede ocasionar ansiedad e incluso pánico durante la conducción.

Como se puede comprobar, consumo de drogas y conducción son 100% incompatibles. Lo que parece claro es que las autoridades seguirán combatiendo estos tipo de comportamientos. A la instrucción de la Fiscalía hay que añadir el mayor número de controles, que alcanzarán los 150.000 en 2019.

En Circula Seguro | La fiscalía aboga por quitar todos los puntos del carné a los reincidentes que causen heridos leves

Imágenes | iStock/piotr290, iStock/KatarzynaBialasiewicz e iStock/fotoedu

La entrada La Fiscalía da luz verde para grabar los controles de alcohol y drogas se publicó primero en Circula Seguro.

La Fiscalía da luz verde para grabar los controles de alcohol y drogas

Jue, 08/08/2019 - 15:21

El impacto del consumo de alcohol, drogas o medicamentos sobre la conducción continúa siendo uno de las principales factores de riesgo que combatir. Sin remontarnos demasiado en el tiempo, en 2018, el 43% de los fallecidos en accidentes de tráfico había consumido alguna de esas sustancias o productos.

Por eso, sumidos en plena campaña veraniega, la Fiscalía de Seguridad Vial ha matizado y añadido detalles a cómo han de realizarse los controles de alcohol y resto de sustancias estupefacientes. De este modo, los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán comprobar y tener muy en cuenta el comportamiento de los conductores en los controles e, incluso, realizar grabaciones que puedan ser utilizadas como prueba en un procedimiento judicial posterior.

Presencia de drogas en el organismo

En el artículo 14.1 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial encontramos el origen legal de este tipo de infracciones:

1. No puede circular por las vías objeto de esta ley el conductor de cualquier vehículo con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se determine.

Tampoco puede hacerlo el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción establecida en el artículo 10.

En el caso concreto del alcohol, su consumo entraña riesgos aunque no se superen los límites establecidos por el reglamento.

La Fiscalía quiere reforzar la labor probatoria de los agentes

Sin embargo, el aumento de controles de alcohol y drogas está arrojando unos resultados dispares. En 2018 se dictaban 53.173 condenas por el delito de conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. Pues bien, la gran mayoría de las mismas fueron motivadas por el consumo de alcohol, mientras que las sentencias condenatorias por consumo de drogas al volante no llegaron ni a las 200.

La nueva instrucción que la Fiscalía ha dado a los agentes de la Guardia Civil, de las policías autonómicas y de las locales persigue que el consumo de drogas tengan repercusiones penales, más allá de la sanción administrativa. Esta última se recoge en el artículo 77 de la mencionada Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial y sanciona a los infractores con una multa de 1.000 euros y pérdida de 6 puntos de carné. Para aplicar la sanción, basta que se pruebe la presencia de la sustancia en el organismo.

Para que la infracción alcance un cariz penal, es decir, para acabar en un Juzgado o Tribunal, hace falta algo más. Es preciso acreditar que la droga afecta a las facultades del conductor, más allá de su presencia en el organismo. Así lo establece el artículo 379.2 del Código Penal. El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, apunta que no existe una relación oficial entre el nivel de las drogas diferentes al alcohol en el organismo y su grado de afectación sobre la conducción.

¿Qué podrán hacer los agentes?

Para solventar este vacío que deja libres de la vía penal a conductores que, efectivamente, conducen bajo los efectos de las drogas, los agentes podrán elaborar un acta de signos externos y, de forma complementaria, realizar una grabación audiovisual donde se recoja el comportamiento del conductor sometido a las pruebas.

Estas podrán consistir en contar hasta 20 de dos en dos dígitos o tener que dar un pequeño golpe cada vez que oye la letra «A» de entre la lectura de una serie de letras. En la mencionada acta podrán tenerse en cuenta hasta 70 parámetros relacionados con la agresividad del conductor, si presenta problemas para el habla, si puede mantenerse en pie o el estado de su visión. Vargas ha señalado la especial importancia de comprobar si las pupilas están dilatadas o se posee especial sensibilidad a la luz.

Todo esto irá encaminado a recopilar suficiente material probatorio que permita contemplar, o no, la vía penal y, en caso afirmativo, garantizar el grado de influencia en la conducción tras el consumo de drogas en el posible procedimiento judicial.

Al volante ni alcohol, ni drogas

La Fundación MAPFRE, en su labor en pos de la seguridad vial, ha señalado en numerosas ocasiones los riesgos que supone el consumo, no solo de alcohol, sino de cualquier otra droga cuando se conduce. Estos son solo algunos ejemplos:

  • Cannabis. Provoca una sensación de relajación que puede producir somnolencia al volante. Altera la percepción del espacio que impide calcular bien las distancias. Disminuye enormemente la capacidad de reacción del conductor, la capacidad de concentración y los reflejos.
  • Cocaína. Te vuelve impulsivo, competitivo, e incluso agresivo con los demás conductores. Produce una falsa sensación de control. Altera la percepción del entorno de tráfico. Disminuye la capacidad de concentración, por lo que es más fácil sufrir una distracción y aumenta el tiempo de reacción ante una situación de peligro.
  • Éxtasis (MDMA).  Produce ilusiones ópticas y aumenta la sensibilidad a la luz, por lo tanto, aumenta la posibilidad de sufrir deslumbramientos o episodios de visión borrosa. Disminuye la atención y la capacidad de concentración en el tráfico, tras los efectos inmediatos del consumo se produce una sensación de agotamiento físico y mental. Provoca la vivencia de flashbacks al volante.
  • LSD. Origina cambios de percepción de la realidad, llegando a provocar, incluso, alucinaciones o visiones imaginarias. Causa alteraciones emocionales, que dependen mucho del estado de ánimo de la persona que las consume. Puede ocasionar ansiedad e incluso pánico durante la conducción.

Como se puede comprobar, consumo de drogas y conducción son 100% incompatibles. Lo que parece claro es que las autoridades seguirán combatiendo estos tipo de comportamientos. A la instrucción de la Fiscalía hay que añadir el mayor número de controles, que alcanzarán los 150.000 en 2019.

En Circula Seguro | La fiscalía aboga por quitar todos los puntos del carné a los reincidentes que causen heridos leves

Imágenes | iStock/piotr290, iStock/KatarzynaBialasiewicz e iStock/fotoedu

La entrada La Fiscalía da luz verde para grabar los controles de alcohol y drogas se publicó primero en Circula Seguro.

Así funciona la nueva oficina electrónica de la DGT

Lun, 05/08/2019 - 12:06

Hace tiempo que se oye hablar de la Sede Electrónica de la DGT, pero hoy podemos decir, con su nueva actualización, que ya es una realidad. A través del nuevo portal o página web, los usuarios pueden encontrar de forma más organizada toda la información sobre los trámites y servicios que ofrece la DGT como, por ejemplo: gestiones sobre el permiso de conducir, información sobre multas y gestiones sobre vehículos. Una ventanilla electrónica, a modo digital, donde podemos acceder a multitud de trámites administrativos durante las 24 horas y todos los días del año. Como novedad, una aplicación, creada por la propia DGT y que está en fase de desarrollo, permitirá llevar el permiso de conducir en el teléfono móvil.

¿Qué es la oficina o Sede Electrónica de la DGT?

Para los que no conozcan la sede electrónica de la DGT, es un portal de internet creado para facilitar el acceso a la información y a procedimientos administrativos que se realizan o tienen que ver con las Jefaturas Provinciales de Tráfico, tales como:

Pedir cita previa en Tráfico: Si vas a realizar algún trámite presencial en las Jefaturas, deberías pedir cita previa.
Multas: Pago de multas, devolución de sanciones, identificación de conductor, presentación de alegaciones, consultar el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA DGT), consulta de sanciones por exceso de velocidad, otras infracciones: sanciones y pérdida de puntos.
Permiso por puntos: Consulta de puntos DGT, cursos y centros para recuperar puntos del carnet de conducir, información para otras administraciones con competencias en materia de tráfico, Programa de Intervención, Sensibilización y Reeducación Vial.
Permiso de conducción: Obtención de permiso / licencia de conducción, Renovar carnet de conducir y licencias, Traslado de expediente de examen, Anulación de citación a examen, Formularios para Profesionales (AutoEscuelas, Centros MMPP, RPV y CRC), Carnet de conducir Internacional, Cambio de domicilio del conductor, Duplicados del Permiso y Licencia de Conducción, Transporte de Mercancías Peligrosas, Canje de Permisos, Autoevaluaciones (test de exámenes), Maniobras, Resultados y notas de exámenes DGT, etc.
Tu coche: Informe de vehículo, Cambio de domicilio, Matriculación, Cambios de titularidad o transferencias (compra y venta de vehículos), Bajas, Duplicados de documentos de vehículos, Altas y rehabilitación, Permisos temporales, Modelos e impresos.
Presentación de escritos y comunicaciones.
Pago electrónico de Tasas DGT.
Notificaciones Electrónicas con Dirección Electrónica Vial – DEV (no confundir este servicio con el Portal Web de Sede Electrónica).
Autorizaciones especiales de circulación.
Servicios comunes y otros: Verificación de documentos, Verificación de certificados, Registro de Aplicaciones y servicios Inteligentes, Quejas y sugerencias, Registro de apoderamientos.

No obstante, para que resulte mas fácil acceder a cada una de las correspondientes secciones mencionadas anteriormente, recomendamos visitar la dirección web del mapa en donde se listan todas las direcciones disponibles en el portal: https://sede.dgt.gob.es/es/mapaWeb.shtml

Una app para llevar el permiso de conducir en el teléfono móvil

En la edición digital de la revista nº 250 Tráfico y Seguridad Vial de la DGT correspondiente al pasado mes de julio, se anuncia la creación de una aplicación que está en fase de desarrollo. Se trata de una aplicación para móviles que, además de poder realizar todos los trámites anteriormente mencionados, contará con la posibilidad de llevar en nuestros teléfonos el permiso de conducir y la documentación del vehículo en formato digital. Un método de identificación válido y reconocido en otros países, como en Argentina si, por parte de la administración o ante un control de documentación, se permite con las claves y código QR o código de barras acceder a la información del interesado.

Una identificación del conductor que tendrá que acreditar o complementar con los documentos oficiales expedidos por la Administración y que cuentan con fotografía, como el DNI o Pasaporte. Y aún así, esa plena validez que se quiere dar a los permisos de conducción digitales sólo tendría cabida en nuestro país ya que Europa, según la Directiva Europea 2006/126/CE, sólo contempla la posibilidad de un formato de permiso de conducir físico y de policarbonato.

En definitiva, hoy por hoy, circular con un vehículo y no llevar la documentación encima como, por ejemplo: permiso de conducción, tarjeta ITV o permiso de circulación, salvo que se lleve alguno de estos documentos, está sancionado con 60€ ó 30€ si se abona en el plazo de 20 días tras notificarse la infracción. En cuanto al seguro obligatorio del vehículo no es obligatorio llevar el recibo expedido por la compañía aseguradora pero es recomendable portar en el vehículo la documentación relativa al seguro contratado y modelo de parte amistoso que nos facilitaron a la firma del contrato por dos motivos: para poder acreditar la posesión del seguro obligatorio del vehículo ante los Agentes de Tráfico y por si hiciera falta consignar los datos relativos al seguro en caso de sufrir un siniestro vial.

Foto | DGT
Más información | Revista DGT

La entrada Así funciona la nueva oficina electrónica de la DGT se publicó primero en Circula Seguro.

Así funciona la nueva oficina electrónica de la DGT

Lun, 05/08/2019 - 12:06

Hace tiempo que se oye hablar de la Sede Electrónica de la DGT, pero hoy podemos decir, con su nueva actualización, que ya es una realidad. A través del nuevo portal o página web, los usuarios pueden encontrar de forma más organizada toda la información sobre los trámites y servicios que ofrece la DGT como, por ejemplo: gestiones sobre el permiso de conducir, información sobre multas y gestiones sobre vehículos. Una ventanilla electrónica, a modo digital, donde podemos acceder a multitud de trámites administrativos durante las 24 horas y todos los días del año. Como novedad, una aplicación, creada por la propia DGT y que está en fase de desarrollo, permitirá llevar el permiso de conducir en el teléfono móvil.

¿Qué es la oficina o Sede Electrónica de la DGT?

Para los que no conozcan la sede electrónica de la DGT, es un portal de internet creado para facilitar el acceso a la información y a procedimientos administrativos que se realizan o tienen que ver con las Jefaturas Provinciales de Tráfico, tales como:

Pedir cita previa en Tráfico: Si vas a realizar algún trámite presencial en las Jefaturas, deberías pedir cita previa.
Multas: Pago de multas, devolución de sanciones, identificación de conductor, presentación de alegaciones, consultar el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA DGT), consulta de sanciones por exceso de velocidad, otras infracciones: sanciones y pérdida de puntos.
Permiso por puntos: Consulta de puntos DGT, cursos y centros para recuperar puntos del carnet de conducir, información para otras administraciones con competencias en materia de tráfico, Programa de Intervención, Sensibilización y Reeducación Vial.
Permiso de conducción: Obtención de permiso / licencia de conducción, Renovar carnet de conducir y licencias, Traslado de expediente de examen, Anulación de citación a examen, Formularios para Profesionales (AutoEscuelas, Centros MMPP, RPV y CRC), Carnet de conducir Internacional, Cambio de domicilio del conductor, Duplicados del Permiso y Licencia de Conducción, Transporte de Mercancías Peligrosas, Canje de Permisos, Autoevaluaciones (test de exámenes), Maniobras, Resultados y notas de exámenes DGT, etc.
Tu coche: Informe de vehículo, Cambio de domicilio, Matriculación, Cambios de titularidad o transferencias (compra y venta de vehículos), Bajas, Duplicados de documentos de vehículos, Altas y rehabilitación, Permisos temporales, Modelos e impresos.
Presentación de escritos y comunicaciones.
Pago electrónico de Tasas DGT.
Notificaciones Electrónicas con Dirección Electrónica Vial – DEV (no confundir este servicio con el Portal Web de Sede Electrónica).
Autorizaciones especiales de circulación.
Servicios comunes y otros: Verificación de documentos, Verificación de certificados, Registro de Aplicaciones y servicios Inteligentes, Quejas y sugerencias, Registro de apoderamientos.

No obstante, para que resulte mas fácil acceder a cada una de las correspondientes secciones mencionadas anteriormente, recomendamos visitar la dirección web del mapa en donde se listan todas las direcciones disponibles en el portal: https://sede.dgt.gob.es/es/mapaWeb.shtml

Una app para llevar el permiso de conducir en el teléfono móvil

En la edición digital de la revista nº 250 Tráfico y Seguridad Vial de la DGT correspondiente al pasado mes de julio, se anuncia la creación de una aplicación que está en fase de desarrollo. Se trata de una aplicación para móviles que, además de poder realizar todos los trámites anteriormente mencionados, contará con la posibilidad de llevar en nuestros teléfonos el permiso de conducir y la documentación del vehículo en formato digital. Un método de identificación válido y reconocido en otros países, como en Argentina si, por parte de la administración o ante un control de documentación, se permite con las claves y código QR o código de barras acceder a la información del interesado.

Una identificación del conductor que tendrá que acreditar o complementar con los documentos oficiales expedidos por la Administración y que cuentan con fotografía, como el DNI o Pasaporte. Y aún así, esa plena validez que se quiere dar a los permisos de conducción digitales sólo tendría cabida en nuestro país ya que Europa, según la Directiva Europea 2006/126/CE, sólo contempla la posibilidad de un formato de permiso de conducir físico y de policarbonato.

En definitiva, hoy por hoy, circular con un vehículo y no llevar la documentación encima como, por ejemplo: permiso de conducción, tarjeta ITV o permiso de circulación, salvo que se lleve alguno de estos documentos, está sancionado con 60€ ó 30€ si se abona en el plazo de 20 días tras notificarse la infracción. En cuanto al seguro obligatorio del vehículo no es obligatorio llevar el recibo expedido por la compañía aseguradora pero es recomendable portar en el vehículo la documentación relativa al seguro contratado y modelo de parte amistoso que nos facilitaron a la firma del contrato por dos motivos: para poder acreditar la posesión del seguro obligatorio del vehículo ante los Agentes de Tráfico y por si hiciera falta consignar los datos relativos al seguro en caso de sufrir un siniestro vial.

Foto | DGT
Más información | Revista DGT

La entrada Así funciona la nueva oficina electrónica de la DGT se publicó primero en Circula Seguro.

¿Qué diferencia existe entre la conducción temeraria y negligente?

Mar, 30/07/2019 - 09:06

Entre el articulado de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, en adelante LSV, figura el cuadro general de infracciones y sanciones. Unas infracciones administrativas perfectamente definidas en la LSV y que las cataloga, en función del hecho que se cometa, como: leves, graves y muy graves. Unos hechos o acciones imprudentes que podrían ser delito si existen indicios de responsabilidad penal. En todo caso, sería el Ministerio Fiscal el encargado de tramitar la infracción o, en su caso, terminar con una sanción administrativa. En base a la forma de producirse el hecho está la clave y no es lo mismo conducir de forma temeraria que negligente. En el detalle está la diferencia…

Al volante, las infracciones se pagan

Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía. Queda terminantemente prohibido conducir de modo negligente o temerario. (Artículo 3 del Reglamento General de Circulación)

Las normas de circulación introducen normas relativas a elementos de seguridad fuera y dentro del vehículo así como las obligaciones que tenemos si nos vemos implicados directa o indirectamente en cualquier incidente vial. Dicho esto, debemos saber que cualquier conducta contraria a dichas normas podría ser constitutiva de infracción o delito.

Por tanto, si la conducta infractora durante la conducción no ha sido delictiva estaríamos ante una infracción muy grave. Por ejemplo, la conducta de ir pegado y dando ráfagas de luz, a los conductores que van delante, para que se aparten sería una conducción temeraria porque se crea una situación de riesgo o peligro concreto para terceros. Si además, el transgresor de la norma, conduce bajo los efectos del alcohol o drogas o va a una velocidad excesiva podría tratarse, incluso, de un delito contra la seguridad vial.

La temeridad en carretera… Mata

Unas conductas o comportamientos indebidos que no vienen definidas en la norma pero que dependerá del tipo de perjuicio, molestia o daño causado. Por otro lado, el órgano sancionador de la Administración puede, además, trasladar de oficio al Ministerio Fiscal todos aquellos hechos que, debido a su gravedad pudieran, ser delitos según los artículos 379 y 380 del Código Penal vigente:

El que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

Seguidamente el Código Penal define las conductas que son manifiestamente temerarias de esta forma:

– Conducir un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente.

– Conducir con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Por tanto, la conducción temeraria supone infringir aquellas normas que se consideran básicas o elementales con el plus de que la conducción podría poner en peligro la vida de los demás. Por ejemplo, quedarse dormido al volante o tener microsueños podría encuadrarse en esta definición ya que supera el riesgo que supone una conducción negligente. Circular con una moto o ciclomotor apoyando una sola rueda en la calzada sería temeraria. Sin embargo, si esa acción se hiciese en una calle con poco o ningún tráfico sería conducción negligente. Unos ejemplos que, a nuestro modo de entender, definen la diferencia entre conducción negligente y temeraria.

El comportamiento indebido como infracción grave o leve

La conducción negligente, según el cuadro de infracciones y sanciones del Reglamento General de Circulación, está considerada como infracción grave porque con dicha conducta podría originarse un incidente o hecho que alterase la seguridad vial. Se trata, cuando se va a los mandos de cualquier vehículo, de conductas desatentas o con falta de cuidado sobre las normas de tráfico.

Dichas conductas negligentes son todas aquellas que restan o no mantienen la atención permanente que requiere la conducción: Conducir llevando el reproductor de sonido del vehículo demasiado alto; beber, comer, leer o tomar notas durante la conducción; circular un día de lluvia con unos neumáticos que no presentan dibujo en las ranuras principales de la banda de rodadura, la falta de conocimientos o de práctica en la conducción y que se puede dar cuando un conductor es novel o lleva mucho tiempo sin conducir, etc…, son claros ejemplos.

En definitiva, el Reglamento General de Circulación no explica las diferencias entre conducción negligente y temeraria. Sin embargo, sanciona la conducta temeraria como infracción muy grave y la negligente como infracción grave. La conducción temeraria conlleva una multa de 500€ más la pérdida de 6 puntos del permiso de conducir y la negligente, una multa de 200€. En ambos casos se permite reducir el importe al 50% si se abonan en el plazo de veinte días.

Imágenes |Unsplash Samuele Errico Piccarini, mindgutter
En Circula Seguro | La Fiscalía de Seguridad Vial perseguirá a los conductores imprudentes

La entrada ¿Qué diferencia existe entre la conducción temeraria y negligente? se publicó primero en Circula Seguro.